¿Cómo curar el acné con medicina natural?

¿Cómo curar el acné con medicina natural?

Slider

El acné es una afección en la piel ocasionada por cambios en los niveles hormonales. Aunque es más frecuente en la adolescencia, puede presentarse en cualquier momento de la vida. 

Es una infección producida por el bloqueo de las glándulas sebáceas y su colonización con la bacteria Propionibacterium acnes. El estrés, factores genéticos, los cambios hormonales y el exceso de sudor pueden inducir a secreciones que pueden generar brotes de granitos rojos, pústulas e incluso lesiones severas.

El acné suele ocasionar molestias no solo físicas sino también emocionales como baja autoestima, timidez, ansiedad y hasta depresión.  La buena noticia es que en casos no muy severos existe una forma natural, holística y sin riesgos o efectos secundarios para tratarla. 

La fitoterapia

La fitoterapia consiste en el tratamiento de enfermedades a través de extractos de plantas medicinales y sus derivados para aliviar síntomas y curar enfermedades.

En el tratamiento del acné estas plantas medicinales favorecen la depuración, la eliminación de bacterias y la reducción de la producción de grasa. Además de ofrecer buenos resultados, tienen menos efectos adversos que los tratamientos farmacológicos. Por lo tanto, la fitoterapia constituye una alternativa menos agresiva en los casos de acné.

Algunas de las plantas más utilizadas son: 

  • Bardana ( Arctium lappa L. ) Los péptidos de las raíces de esta planta actúan contra el P. acnes. Además tienen propiedades antifúngicas y antioxidantes.  Por vía tópica, tiene actividad emoliente y protectora de la piel evitando la picazón ocasionada por las lesiones. Por vía oral, tiene efecto diurético y depurativo.

Asimismo, debido a su contenido en mucílagos, el gel de áloe posee propiedades hidratantes y emolientes, de utilidad no sólo en terapéutica sino también en cosmética. Adicionalmente reduce la fase inflamatoria. Se usa tópicamente en forma de lociones, geles o cremas. 

Medidas higiénicas

El tratamiento del acné está encaminado a regular la secreción sebácea, evitar la obstrucción de los folículos de la piel, mantener controlados los microorganismos que residen en la piel, disminuir la inflamación y evitar, al máximo posible, que las lesiones generen cicatrices permanentes. 

Así como es útil el uso de medicamentos naturales, la higiene de la cara es fundamental para prevenir y curar el acné. Algunos consejos importantes son: 

  • La limpieza de la cara debe hacerse dos veces por día, con una toalla suave, agua templada y el jabón adecuado.
  • No manipules las lesiones, presionarlas con los dedos o las uñas puede infectarlas y agravarlas. En caso de los hombres, es mejor afeitarse con cuchilla que con máquina eléctrica.
  • Usa cosméticos de base acuosa, libres de grasas. Todas las noches debe eliminarse el maquillaje con agua y un limpiador adecuado.

Una alimentación saludable

Una alimentación saludable es fundamental para curar y prevenir el acné. Es preferible tener una dieta con mayor consumo de pescados y con menos harinas y azúcares refinadas.  Se debe evitar el consumo de alcohol y bebidas gaseosas.

Otros compuestos importantes que puedes adquirir en alimentos o por medio de suplementos para prevenir el acné son:

  • Vitamina A y D: Puedes encontrarlas en zanahorias, col y espinacas y en la leche de soja. También puedes encontrarla en suplementos en tabletas. 
  • Zinc: lo encuentras en las semillas de girasol, jengibre, perejil y zanahoria, y en alimentos ricos en cromo y selenio como: papas, pimientos, manzanas y acelgas. Adicionalmente, puedes tomarlo como suplemento en cápsulas.
  • Vitamina B: se encuentra en la levadura de cerveza, el zumo de repollo, la espinaca y el pimiento verde. También lo encuentras como suplemento en tabletas.

Siete mitos sobre el acné que debes conocer. ¡El cuarto te sorprenderá!

Siete mitos sobre el acné que debes conocer. ¡El cuarto te sorprenderá!

Slider

¿Crees que ya sabes todo sobre el acné? 

Te sorprenderá saber que algunas de las creencias sobre el acné, como cuáles sus causas y tratamientos, en realidad no son ciertas. Sigue leyendo para conocer los siete principales mitos que existen sobre el tema y la realidad de ellos desde una mirada holística.

Mito #1: Lavarse frecuentemente la cara reduce el acné

Realidad: Evidencia proveniente de estudios hechos a mellizos , sugiere que el acné está más causado por factores genéticos que por la ausencia de higiene. Lavar la cara en exceso puede producir sequedad e irritación, generando más brotes. Además muchos jabones y shampoos pueden favorecer la aparición de barros y espinillas.

Lo ideal es que te la laves dos veces al día con agua con un jabón suave, haciendo un movimiento circular. Al finalizar, sécala con una toalla limpia y suave. 

Mito # 2: Las comidas como la pizza, las frituras y el chocolate causan acné

Realidad: No existe suficiente evidencia médica de que un tipo de dieta especial, como el consumo de comida chatarra, provoque acné. Sin embargo, cada persona tiene un tipo de piel diferente que puede reaccionar de manera distinta a ciertos alimentos. 

Lo que sí está comprobado es que el alto consumo de productos ricos en azúcar refinado puede tener relación con la aparición de la enfermedad. Por esto es ideal consumir alimentos ricos en antioxidantes y mantenerte bien hidratado.

Mito #3: Extraer los granitos hará que desaparezcan

Realidad: Aunque extraer los brotes de acné puede dar la apariencia de que ha desaparecido temporalmente, la realidad es que puede hacer que permanezca por más tiempo. Cuando aprietas y extraes los granitos de acné, presionas las bacterias dentro de tu piel, ocasionando hinchazón e irritación, y en ocasiones causando la formación de cicatrices rojas o cafés. Algunas veces estas marcas pueden tardar meses en desaparecer o pueden llegar a ser permanentes.

Mito #4: Debes evitar el uso de maquillaje

Realidad: ¡Otra equivocación! Lo único que debes hacer es usar maquillaje sin aceite y que no obstruya los poros o un maquillaje que contenga ácido salicílico para que te ayude a tratar y evitar futuros brotes. 

Como parte de tu rutina cotidiana, limpia tu rostro antes de irte a dormir y lava las brochas de maquillaje con frecuencia para eliminar las bacterias y la grasa.

Sin embargo, si sufres de acné moderado o severo, es importante que consultes con tu dermatólogo para que te aconseje sobre los cosméticos que debes utilizar.

Mito # 5: La transpiración provoca brotes

Realidad: Puedes continuar con tu rutina de ejercicios sin preocuparte porque sudar no genera brotes. Lo que sí es importante, es que después de entrenar te bañes con un gel antiacné y te laves la cara para eliminar impurezas, bacterias y grasa acumuladas. ¡Ellas sí son causantes del acné!

Mito #6: Broncearse mejora la piel

Realidad: El bronceado puede enmascarar temporalmente el acné pero la exposición al sol puede ocasionar resequedad e irritación en la piel, lo que genera brotes en el futuro. Aunque no hay relación directa entre el sol y el acné, sus rayos directos generan otro tipo de problemas como envejecimiento prematuro e, incluso, cáncer de piel. 

Por lo anterior, cuando vayas a tomar el sol, aplícate un protector solar con un SPF de mínimo 30 y verifica en la etiqueta que el producto no bloquee los poros. 

Mito #7: Si continúas sufriendo de acné, te ayudará utilizar medicamentos 

Realidad: Debido a que los medicamentos para tratar el acné contienen agentes que pueden resecar la piel como el peróxido de benzoilo y el ácido salicílico, su uso excesivo puede causar  resequedad, acarreando más irritación y proliferación de acné.

Existen compuestos homeopáticos como KALI BROM QCH y productos naturales como GEL HIDRATANTE CON CALENDULA, que te ayudarán a mejorar la enfermedad sin efectos secundarios. 

Te invitamos a visitar en nuestro blog las entradas Cómo curar el acné con medicina natural y Guía práctica de tratamientos naturales para el acné para que descubras las diferentes opciones que la medicina homeopática tiene para tratar y curar el acné.

Productos relacionados

KALI BROM QH
KALI BROM QCH

Recomendamos tomar inicialmente 5 gotas o 5 glóbulos cada 2 horas, espaciando progresivamente su administración según mejoría. Como dosis de mantenimiento se puede tomar 3 veces al día por períodos más prolongados, aumentando la frecuencia según la intensidad de los síntomas.

gel hidratante con calendula
Gel hidratante con calendula

Proporciona una profunda hidratación. Alivia la piel irritada por exposición solar o diversos químicos, quemaduras de primer grado, picaduras de mosquitos, acné, después de afeitarse o depilarse.

previous arrow
next arrow
Slider

Alimentación natural para huesos sanos

Alimentación natural para
huesos sanos

Slider

Como te contamos en nuestro artículo Osteoporosis o síndrome de los huesos débiles, la osteoporosis es una enfermedad que afecta la masa ósea, haciendo que nuestros huesos sean más susceptibles a fracturarse por cualquier esfuerzo.  

El proceso de regeneración de los huesos es complejo y necesita de calcio, vitamina D, vitamina K y otros minerales. Aquí te contamos los alimentos que debes incluir en tu dieta y algunos suplementos para ayudarte a fortalecer tus huesos.

Alimentos ricos en calcio como:

  • Lácteos: leche deslactosada y sus derivados (especialmente quesos suizo, queso cheddar, queso crema, yogurt sin grasa). Si eres vegano o tienes intolerancia a la lactosa puedes reemplazarla con leche de soja, de coco o almendras
  • Verduras de hoja verde: brócoli, perejil, col rizada, puerros, acelgas.
  • Semillas y frutos secos: contienen alto contenido de calcio, incluso más calcio que la leche. Se recomienda agregar a la dieta semillas de chía y de sésamo, nueces de Brasil, avellanas y pistachos. 
  • Frutas: higos secos y ciruelas secas 
  • Otros alimentos: Tofu seco, tofu crudo, sardinas, pasta de sésamo, y tomates deshidratados. 

Alimentos ricos en vitamina D (especialmente importantes después de la menopausia)

Alimentos ricos en vitamina K: Diferentes estudios sugieren que bajos niveles de vitamina K1 y K2 aumentan el riesgo de fracturas en los huesos. Te recomendamos vegetales como col, espinaca, acelga, perejil, lechuga romana, coles de Bruselas,  brócoli, coliflor y repollo.

Consumir alimentos ricos en magnesio: Una deficiencia de magnesio actúa sobre la formación de cristales y las células óseas. Algunos alimentos con magnesio son: espinacas, almendras, chocolate negro, legumbres, nueces. También puedes incluir un suplemento de este mineral en tu dieta. Pregúntale a tu médico o nutricionista por la dosis recomendable para tu condición.

Alimentos ricos en boro: ciruelas pasas, aguacates, melocotones, uvas rojas, manzanas, peras, maní y frijoles. El boro aumenta la absorción de magnesio y en la actividad de las hormonas esteroides. 

Además de los anteriores, también es importante añadir a tu dieta:

Alimentos ricos en isoflavonas: son unos compuestos llamados fitoestrógenos por tener una estructura similar al estrógeno y ser capaces de reemplazarlo en procesos como la regeneración de los huesos. Para saber más sobre este tema te invitamos a hacer click en nuestro artículo: Fitoestrógenos: las hormonas naturales. Recomendamos consumir semillas de soja, tofu y leche de soja o tomar un suplemento. En QUANTA te ofrecemos este producto con isoflavonas de soja excelente para contrarrestar todos los síntomas de la menopausia.

Probióticos: al aumentar la diversidad de microbiota intestinal, mejoran la absorción de calcio y producción de sustancias similares a estrógenos, necesarios tanto para mujeres como para hombres, para prevenir  la osteoporosis. Si quieres más información sobre este tema mira nuestro artículo sobre Probióticos: Microbios para la vida.

  • Harina de maca: es uno de nuestros productos favoritos pues consumirla ayuda a prevenir la osteoporosis y muchas otras enfermedades gracias a su rico contenido nutricional. Contiene vitaminas B, C, E; calcio, zinc, manganeso, magnesio, potasio, fósforo, cobre; omega 3, 6 y 9; fitoesteroles, entre otros. Puedes mezclar una cucharada en jugo, leche o yogur o añadir como harina para la preparación de tortas.  Consumir hasta tres cucharadas diarias.

Aceite de ajonjolí extra virgen: otro gran producto que ayuda a prevenir la osteoporosis gracias a que, siendo prensado en frío, tiene un alto contenido de ácidos grasos esenciales como el omega 3 y 6, vitamina E, calcio y antioxidantes. Es ideal para consumir en ensaladas, salsas, vinagretas, marinados o para saltear cualquier tipo de alimento.

Productos relacionados

CAL MAG ZINC PLUS VITAMIN D3
CAL MAG ZINC PLUS VITAMIN D3

Ayuda al fortalecimiento de los huesos, evita calambres. Influye en la transmisión de iones a través de las membranas, y la liberación de neurotransmisores.

Slider

Osteoporosis o síndrome de los huesos débiles

Osteoporosis o síndrome de los huesos débiles

Slider

El tejido óseo de nuestros huesos tiene la capacidad de regenerarse continuamente. En la juventud, nuestro cuerpo reabsorbe el tejido viejo y lo reemplaza por tejido nuevo, producido a partir de proteínas, calcio y otros minerales. Sin embargo, cuando se absorbe más tejido óseo de lo que se regenera, con la edad nuestros huesos se vuelven frágiles y pueden romperse fácilmente y causar una fractura. Esto se conoce como osteoporosis.

Entonces, ¿es posible prevenir la osteoporosis?

Hasta los 35 años la densidad de los huesos aumenta, y luego empieza a disminuir con la edad. En las mujeres disminuye entre 0.5 a 1% cada año, y después de la menopausia hasta de 3% a 7% al año. 

Además de los factores genéticos, existen otras condiciones que aumentan la probabilidad de desarrollar osteoporosis como el género, edad, raza y estilo de vida. Estos pueden estar o no dentro de tu control. ¡Te contamos los más importantes!

Factores no modificables

  • Las mujeres son más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres.
  • Las personas de raza blanca tienen un mayor riesgo de padecer osteoporosis.
  • Si en tu familia hay historial de fracturas es más posible sufrir esta enfermedad.
  • Si tienes más de 75 años de edad.

Factores hormonales

La formación de nuevo tejido óseo y su reabsorción es un proceso regulado por dos hormonas clave: el estrógeno y la progesterona. Cuando los niveles de estas hormonas disminuyen, como en la menopausia, las células responsables por la reabsorción de tejidos (osteoblastos),  viven más tiempo y por lo tanto, trabajan más. Esto último hace que se pierda el balance y que no se alcance a producir nuevo tejido para reemplazar el reabsorbido.

En los hombres, los niveles bajos de testosterona y estradiol también se relacionan con una mayor posibilidad de incidencia de osteoporosis.

Adicionalmente, niveles altos de hormona tiroidea (hipertiroidismo) también pueden causar osteoporosis.

Otras enfermedades

La osteoporosis también está relacionada con la incidencia de otras enfermedades como:

  • Insuficiencia ovárica prematura
  • Anorexia nerviosa
  • Insuficiencia renal crónica
  • Enfermedad hepática crónica
  • Artritis reumatoidea
  • Condiciones digestivas como enfermedad de Crohn, sensibilidad al gluten o la cirugía bariátrica. 
  • Algunos tipos de cáncer.

Factores que puedes modificar:

Afortunadamente, hay algunos factores que se relacionan con tu estilo de vida y pueden prevenir la osteoporosis:

  • Cantidad de nutrientes en tu dieta: Una dieta balanceada con suficiente consumo de lácteos (leche, quesos y yogurt) normalmente provee una cantidad adecuada de calcio. En un estudio de 2017 se encontró que un vaso de leche al día puede disminuir el riesgo de fractura de cadera en 8%. Si eres vegano puedes obtener el calcio que necesitas del kale, el brócoli y bebidas fortificadas con calcio.  Adicionalmente al calcio es necesario un adecuado consumo de Vitamina D, fósforo, magnesio y zinc.
  • Consumo de licor: El alto consumo de licor durante la adolescencia y los primeros años de adultez afectan la longitud y el peso de los huesos haciendo más posible la aparición de osteoporosis.
  • Cigarrillo: El consumo de tabaco afecta la producción de masa ósea haciendo a los huesos más susceptibles a la osteoporosis. 
  • El bajo peso y el bajo índice de masa corporal están estrechamente relacionado con una baja densidad mineral ósea, por lo cual los trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia se relacionan con mayor incidencia de osteoporosis. 

¿Cuándo acudir al médico?

Como la pérdida de densidad ósea es gradual, la osteoporosis no presenta síntomas tempranos.

Si has sufrido una fractura por un esfuerzo mínimo o has notado una disminución en tu estatura, es recomendable que hables con el médico sobre la osteoporosis.  Si ya has sido diagnosticado, el tratamiento normalmente conlleva la administración de calcio, vitamina D, fármacos y terapias hormonales. 

Aquí te damos tres consejos prácticos que puedes empezar a practicar hoy mismo para prevenir y tratar la osteoporosis.  

  1. Hacer ejercicio regularmente

Los huesos no se regeneran si no son utilizados, por lo cual es necesario hacer ejercicio frecuentemente. Unos músculos más fuertes también generan huesos fuertes por lo que  se recomienda caminar o subir y bajar escaleras y realizar actividades que requieran transportar peso (como una mochila liviana, bolsas de la compra, etc).

Otros ejercicios recomendados:

Yoga

Pilates

Debes evitar las actividades que involucren saltos, inclinarse hacia adelante o torcer demasiado la columna vertebral. 

Si experimentas dolor o molestia, puede ser que debas elegir otro tipo de ejercicio. Apóyate en tu médico o fisioterapeuta para decidir la rutina más apropiada.

  1. Atención plena (Mindfulness) para evitar caídas.

En la calle (y también dentro de nuestras propias casas) hay “trampas” que pueden propiciar una caída y fácilmente generar una fractura. Cuidarte a ti mismo es lo más importante.

  • Recorre tu casa con atención para retirar cables sueltos, alfombras y objetos  con los que puedas tropezar. ¡Probablemente te sorprenderás de todo lo que encuentras!
  • Mantén la casa iluminada. 
  • Ten una linterna a mano por si tienes que levantarte en la noche.
  • Levántate lentamente luego de estar sentado o acostado.

Si no te sientes seguro de hacer algún movimiento ¡Pide ayuda, no hay pena que valga una cadera rota!

  1. Usar cremas  y aceites esenciales

La aplicación tópica de aceites esenciales de romero y tomillo en las áreas afectadas, así como a través del consumo, fortalece los huesos y ayuda a aliviar el dolor generado por la osteoporosis. 

Además de esto, es muy importante que tengas una dieta apropiada para prevenir y tratar la osteoporosis. Te recomendamos revisar nuestro artículo Alimentación natural para huesos sanos para asegurarte de que estés consumiendo todos los nutrientes que tus huesos necesitan. 

Productos relacionados

artimag osteoporosis
Artimag cloruro de magnesio

Coadyuvante en el tratamiento de osteoporosis, artritis, artrosis, calambres.
Artimag puede ser utilizada en las piernas y rodillas.

Slider
Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido