Venas várices: Prevención y medicina alternativa.

Slider

Tiempo de lectura:  5 min

En este artículo encontrarás:

¿Qué son las venas várices?

10 consejos para prevenir las venas várices

Cuidados holísticos para venas várices.

¿Qué son las venas várices? 

Las venas várices son venas grandes y retorcidas que se ven debajo de la superficie de la piel, principalmente en las piernas y en la región de la ingle. También pueden aparecer como racimos de venas azules o moradas, rodeados por venas más pequeñas (venas araña).

Para entender por qué aparecen, debemos saber que las venas son las encargadas de llevar la sangre de todas las partes del cuerpo hacia el corazón. En las piernas, el movimiento de sangre ocurre de manera ascendente, en contra de la gravedad. Esto se logra gracias a que las paredes de las venas se mueven bombeando la sangre hacia arriba.También contribuyen a la tarea unas pequeñas válvulas que se abren a medida que la sangre fluye y que luego se cierran para evitar que se devuelva. Cuando las paredes se debilitan o las válvulas se dañan, la sangre fluye hacia abajo y se acumula en la vena, lo que hace que se hinchen o tuerzan generando las venas várices o las llamadas venas araña. 

Anteriormente se creía que las mujeres sufrían más venas várices que los hombres, pero un estudio realizado en Edimburgo demostró que la ocurrencia es igual para los dos sexos [1]. También se encontró que suelen presentarse en mayor proporción en personas de más de 55 años. En general, las venas várices no tienen consecuencias graves, aunque a veces pueden relacionarse con cansancio en las piernas, hinchazón, calambres, dolor al estar de pié, ardor y palpitaciones. En algunas ocasiones pueden complicarse y generar úlceras, coágulos o sangrados. En estos casos es necesario acudir a un especialista médico de inmediato.

Consejos para prevenir las venas várices.

Si has observado que las piernas se te hiSi has observado que las piernas se te hinchan, se sienten cansadas o pesadas, sufres calambres y sientes hormigueo o entumecimiento, es posible que estés empezando a desarrollar venas várices. Para impedir que se sigan aumentando, te dejamos estas 10 recomendaciones:

  1. Evita posiciones prolongadas. Si por tu trabajo o estudio debes estar por más de cuatro horas de pié o sentado(a), te recomendamos cambiar la posición cada cierto tiempo y hacer pausas activas cada 45 minutos. Al sentarte evita cruzar las piernas, ya que esta posición obstruye el flujo sanguíneo y aumenta la presión en las extremidades inferiores.
  2. Mantén un peso saludable. Perder peso te ayudará a reducir la presión ejercida sobre las venas de los pies y piernas y mejorará el flujo sanguíneo [2], [3]. Para mantener un peso saludable, te recomendamos leer nuestro artículo: Alimentación consciente (Mindfoodness) para un peso saludable. También debes hacer ejercicio regularmente.
  3. Incluye fibra en la dieta. Comer frutas, verduras de color verde oscuro o naranja, legumbres y cereales integrales te permitirá prevenir el estreñimiento. Algunos estudios han demostrado que una dieta baja en fibra aumenta el esfuerzo durante las evacuaciones intestinales [4], lo cual obstruye el regreso de la sangre hacia el corazón en las piernas y a la larga puede debilitar las venas [5]. Si sientes que necesitas aumentar tu aporte de grasas saludables, puedes complementar tu alimentación con 1 cápsula diaria (antes de una de comida) de ácidos grasos Omega 3 6 9 con vitamina E, importantes para mantener los bajos niveles de colesterol y triglicéridos, útiles también en la estabilización del ritmo cardíaco, en mantener limpias las arterias y para nivelar la presión arterial. 
  1. Consume alimentos con potasio. Alimentos como el salmón, el atún, el plátano, los vegetales de hoja verde, las almendras, los pistachos, las ciruelas pasas, la papaya, los fríjoles o las lentejas disminuyen la presión arterial y contrarrestan los niveles de sodio en el cuerpo, además ayudan a disminuir la retención de líquidos y la hinchazón en las piernas [6]. Si se te dificulta acceder a estos alimentos, puedes tomar una cápsula al día de Potassium con la comida.
  2.  Disminuye la sal.  El sodio provoca hinchazón en las piernas por la retención de líquidos [7]. También debes evitar el consumo de alimentos ultraprocesados y refinados e incluso de azúcar.
  3. Usa ropa cómoda. Usar ropa que no apriete la cintura, la ingle o las piernas permitirá el flujo sanguíneo adecuado. Te recomendamos usar zapatos bajos y evitar el uso de tacones pues estos obstruyen el bombeo muscular [8].
  4. Mantente hidratado(a). Toma entre 1 a 2 litros al día. En un estudio se encontró que las personas que tomaban menos de 5 vasos de agua al día presentaban más probabilidad de sufrir venas várices. [9]. Tomar agua ayuda a mejorar los movimientos intestinales y disminuye el esfuerzo en las deposiciones.
  5. Evita el consumo de alcohol y tabaco. El consumo de tabaco genera que se cierren las válvulas que permiten el paso de la sangre, creando un mayor riesgo en tener venas várices.[10]  Por su parte, un estudio realizado en Francia con más de 4.900 personas, encontró que aquellos que consumían regularmente alcohol o tabaco, tenían mayor riesgo de tener venas várices [11]. 

Cuidados holísticos para venas várices.

 

El tratamiento más recomendado para disminuir las venas várices es usar medias de compresión debido a que hacen presión sobre las venas más superficiales para vaciarlas de sangre y mandar más sangre al sistema venoso profundo, disminuyendo la presión venosa y la hinchazón [12]. Aún así, es necesario mencionar que en una revisión de varios estudios realizada en 2021, se concluyó que no hay suficiente evidencia de que las medias de compresión efectivamente ayuden a disminuir los síntomas, por lo cual te recomendamos esta serie de cuidados, sustentados científicamente, que pueden ayudarte a disminuirlas [13].

  • Elevar las piernas durante 30 minutos mínimo 4 veces al día [14]. Esto ayuda a retornar la sangre hacia el corazón. Puedes hacerlo acostándote en una cama y elevando las piernas sobre la pared. También puedes recostar las piernas sobre un soporte alto o en varias almohadas, mientras ves televisión o lees. 
  • Cápsulas de Castaño de Indias. En varios estudios científicos se ha concluido que el extracto de las semillas de este árbol tiene propiedades anti-inflamatorias, previene la formación de edemas, tiene un efecto positivo en el tono venoso y en la coagulación sanguínea [15]. En QUANTA hemos escogido unas cápsulas de Castaño de India de Botanitas. Te recomendamos tomar una cápsula dos veces al día. Hay que tener en cuenta que no debe tomarse si hay hipertensión arterial, insuficiencia hepática o renal.  Tampoco se recomienda su uso en niños, ni en embarazo ni lactancia. 
  • Relax ultra gel de Cannabis. Esta gel de Cannabis contiene varios componentes de los cuales se ha comprobado su eficacia para las venas várices como: Cannabis sativa (llamada comúnmente marihuana), Castaño de indias, Centella asiática (llamada comúnmente hierba de tigre es un cicatrizante, antimicrobiano y analgésico), Árnica (reductor de la inflamación y el dolor), Hamamelis (llamado también avellano de brujas. Conocido para curar y cicatrizar heridas), Aloe vera (sábila) y Vitamina E. Es un gel que alivia el dolor e inhibe las sustancias causantes de la inflamación. Aplícalo en la zona afectada esparciendo el gel sobre la piel completamente. Repetir la aplicación varias veces al día. 
  • Masajes. Varios estudios han demostrado que el uso de masaje de tejido conjuntivo o técnica de Dicke, y los masajes de drenaje linfático disminuyen la hinchazón y el malestar, al favorecer la eliminación de líquidos retenidos en el cuerpo [16]. También puedes hacer un masaje suave sobre la zona afectada usando el aceite tópico relajante que hemos escogido en QUANTA con aceites esenciales de hierbabuena, caléndula, romero y extractos de propóleo y sábila. Aplica de 2 a 3 gotas en la zona y masajea suavemente en sentido ascendente. Para aliviar las piernas pesadas aplica 3 gotas en la planta de los pies y masajea. Siempre que hagas un masaje debes evitar hacer presión sobre las venas várices, puesto que son tejidos débiles que pueden romperse.
  • Ejercicios

Aquí encuentras cinco ejercicios recomendados por la literatura científica para tratar las várices son [17]: 

  • Bicicleta estática (5 minutos de calentamiento y 15 minutos de ejercicio cardiovascular). Si no tienes bicicleta estática, puedes pedalear en el aire con la espalda sobre el suelo. 
  • Sube un pie a un banco de 20 centímetros de altura,  baja y cambia de pie (empezar con 12 repeticiones e ir aumentando semanalmente).
  • Recuéstate en una colchoneta o en el suelo. Levanta una pierna y gira el tobillo en sentido de las manecillas del reloj. Luego cambia de pierna y gira en el otro sentido. Repite
  • Siéntate en una silla con los pies apoyados sobre el suelo. Levanta el tobillo dejando los dedos en el suelo. Bájalo y levanta la punta de los pies, dejando el tobillo en el suelo. Repetir 30 veces. 
  • Algunas posiciones de Yoga también pueden ayudarte como la posición Viparita Kajani (levantar las piernas en la pared).
  • Hidroterapia: Es una técnica tradicional muy usada en Europa para el tratamiento de las venas várices. En un estudio se demostró que mejora los síntomas y que puede usarse en conjunto con otros tratamientos [18]. Una forma de hacerlo es poner los pies en un balde con agua caliente (tener cuidado de tocarla antes para no quemarse), cuando se enfríe echar unos cuantos hielos y mantener los pies durante dos minutos. Puedes añadir aceite esencial de ruda que ayuda en el tratamiento de las venas várices y mejora la circulación. También puedes tomar duchas de agua caliente y luego fría con chorros bien fuertes para activar la circulación sanguínea.

Además de lo anterior, el Doctor Luis Rubio, médico especialista en terapias alternativas, nos contó en el seminario “Lo que circula en la vida”, que las venas en las piernas tienen que ver con el pasado. Si uno carga con un pasado que hace peso, la tendencia de mis venas es a dilatarlas. Por lo tanto —afirma el Dr. Rubio— “Entre más tortuoso es mi pasado, más tortuosas son mis venas. Esto hace que sea muy valioso averiguar qué tanto pasado cargan y cuál es la presión o condición emocional con respecto a ese pasado que tiene.”  Si esto resuena contigo, te recomendamos hacer ejercicios de gratitud con el pasado para liberarlo y vivir un mejor presente. Puedes hacerlo haciendo una lista de 100 cosas de tu pasado por las que puedes estar agradecido. 

Las esencias florales, que son compuestos con la vibración energética de las flores, nos permiten conectar con nuestras emociones. En este caso Wild Potato Bush, puede ser de gran ayuda pues es una esencia para personas que se sienten sobrecargadas, lentas, sin voluntad, inclusive con restricción de movimiento en su cuerpo físico. También puede ser usada para la última etapa del embarazo.

9
1