3 tipos de Detox para sanar tu cuerpo, mente y espíritu.

3 tipos de Detox para sanar tu cuerpo, mente y espíritu.

Slider

¿Sientes que estás bajo de energía? ¿Sufres insomnio o cambios de humor? ¿Tienes dolores en las articulaciones o músculos? ¿Tienes dolores de cabeza o problemas digestivos? 

Ahora que poco a poco volvemos a la “nueva normalidad,” es posible que estés sintiendo la necesidad de limpiarte de aquellas “toxinas” físicas y emocionales que has acumulado durante el tiempo de pandemia. Aquí te presentamos tres tipos de DETOX que te permitirán limpiar no solo los tóxicos de tu cuerpo, sino también tu mente y emociones para tener una vida más sana y plena.

  1. Desintoxicar el cuerpo.
  2. Detox digital
  3. Detox emocional

Te recomendamos hacer uno a la vez, según sea tu necesidad. Ten en cuenta que como todo está relacionado, al desintoxicar el cuerpo, tus emociones y tu mente también se aliviarán. Si decides empezar haciendo un detox de tus emociones o un detox digital, tu cuerpo también se sentirá mejor. 

1.Desintoxicar el cuerpo

La detoxificación corporal hace referencia al procesamiento y eliminación de las toxinas endógenas (fabricadas por tu propio metabolismo) y de xenobióticos. Estos últimos en general son sustancias sintéticas, aunque pueden ser también tóxicos naturales en altas concentraciones producidos por hongos, bacterias e incluso plantas. Estos tóxicos se encuentran normalmente en la comida, el ambiente o los medicamentos.

Estos son algunos tóxicos comunes:  

  • Contaminantes orgánicos persistentes (POP): Sustancias químicas industriales que se acumulan en el tejido adiposo. Se encuentran principalmente en pesticidas (DDT), lubricantes y refrigerantes. 
  • Compuestos halogenados: en pesticidas, desinfectantes y fármacos.
  • Ftalatos: Se usan en cosméticos, utensilios de cocina, plásticos, juguetes, lacas o cremas para la piel. Pueden tener efectos hormonales. 
  • Bisfenol: (BPA): Contenido en envases y botellas plásticas. 
  • Yodo y metales como mercurio, plomo, arsénico y aluminio. 
  • Moho. 
  • Tóxicos presentes en la comida: Aditivos como E171 o ácido benzóico o subproductos tóxicos en comida cocinada y procesada.
  • Endulzantes: Sacarina o aspartame.
  • TCC: Presente en algunos jabones y pasta de dientes.

La buena noticia es que tu cuerpo se desintoxica normalmente a través del hígado, los riñones y el colón. Según el tipo de  tóxico, la forma de eliminarlo es diferente. Puede ser transformando los compuestos a una forma menos tóxica, o volverlos solubles en agua para  excretarse por los riñones. Aquellos que no pueden ser absorbidos, pasan del intestino delgado al grueso donde son metabolizados por la microbiota intestinal, para ser excretados por la orina o las heces. 

¿Cómo ayudar al cuerpo a desintoxicarse?

El proceso de desintoxicación se realiza más que todo en las noches, cuando no se está haciendo el proceso de digestión, por lo cual, para ayudar a tu cuerpo a eliminar las toxinas se recomienda reducir el consumo de ciertos alimentos, para aliviar los procesos de digestión, mientras cuidamos aquellos órganos que nos ayudan a desintoxicarnos. 

El Doctor Terence Hoogstoel  Naturópata, Nutricionista y Educador en Salud nos recomienda el siguiente DETOX para ayudar al cuerpo a desintoxicar:

  1. Ayuno para aliviar la digestión: 

Hacer una pausa de digestión de 13 a 14 horas durante la noche. Esto se puede hacer comiendo la última comida a las 6:00pm y el desayuno a las 8:00 am. 

  1. Hidratación para depurar el cuerpo

Los riñones filtran los líquidos del organismo y producen orina para eliminar toxinas y limpiar la sangre. Cuando estos órganos están congestionados, la depuración se ve reducida y puede provocar diversos problemas como insuficiencia, cálculos o nefritis. Aquí te proponemos dos formas comprobadas científicamente en que puedes ayudar a desintoxicar tus riñones:  

  • Beber entre 2.5 y 3.5  litros de agua por día. Para prevenir cálculos de riñón, infecciones urinarias y reducir la secreción excesiva de la hormona antidiurética, es necesario una producción de 2 litros de orina al día. Esto se logra consumiendo entre 2.5 a 3.5 litros de agua.  Esta cantidad incluye todas las bebidas “sin cafeína” que consumas en el día. 
  • Tomar infusiones de  hojas de ortiga o diente de león. Las hojas de diente de león han demostrado tener propiedades diuréticas con lo cual te ayudan a limpiar los riñones. Adicionalmente tiene propiedades anti-oxidantes, anti-inflamatorias. Sus raíces ayudan también a proteger el hígado e incluso en un estudio de 2021 se encontraron  indicios de que podría bloquear la acción de la proteína en forma de espícula del COVID-19.  Para preparar la infusión asegúrate de que la planta no haya sido rociada con ningún tipo de pesticida o fertilizante. Lava bien las hojas y córtalas.  Ponlas a hervir por 15 minutos. Sácalas. Endulza con miel. 
  1. Aumentar el consumo de vegetales y frutas crudos

Esto puede hacerse en forma de extractos o batidos, con lo cual estarías ayudando a la hidratación, pero también lo puedes hacer consumiendo más ensaladas y frutas. 

Además te recomendamos: 

  • Alcachofa para proteger el hígado. El hígado filtra las toxinas, las neutraliza, las  transforma para proteger a todo el organismo.Tal como te contamos en nuestro artículo Alcachofa: una flor para la digestión, la alcachofa activa la producción y expulsión de la bilis.  Protege el hígado promoviendo la digestión de grasas y favorece la excreción de líquidos por medio de la orina.  Toma una cápsula con cada comida. 
  • Probióticos para el colon. El colon elimina los desechos sólidos del cuerpo y absorbe el agua. Es importante que se mantenga un buen tránsito intestinal ya que, si no se eliminan las toxinas, el cuerpo las re-absorbe de nuevo.  Como te contamos en nuestro artículo, Probióticos: Microbios para la vida, los probióticos ayudan a mantener la microbiota que contribuye a la eliminación de las toxinas. Prepara un sobre de probióticos en medio vaso de agua y tómalo al desayuno. 
  1. Disminuir o eliminar el consumo de lácteos, azúcar (y panela), alimentos procesados, aceites refinados. Evitar el consumo de proteínas animales, alcohol y cafeína.

Este proceso puedes realizarlo durante el tiempo que sea necesario, usualmente entre tres o cuatro semanas, aunque también podrías establecerlo por un período más largo de tiempo. 

2. Detox digital

¿Sabías que Colombia es el segundo país con mayor uso de redes sociales en el mundo? Según un informe de enero de 2021, un usuario típico en Colombia consulta las redes sociales por 3 horas 45 minutos cada día, es decir pasa casi 3 días laborales de la semana conectado a estas.

Varios estudios han demostrado que el uso de la tecnología y de las redes sociales puede tener efectos nocivos sobre la salud mental de las personas. El mayor uso de las redes sociales aumenta la ansiedad (por miedo a perderte las experiencias que los otros viven, lo que hace revisar los contenidos una y otra vez) y la depresión (relacionada con compararse con las otras personas). Además, un estudio en niños demostró que el uso de la tecnología antes de la hora de ir a dormir genera problemas de calidad y cantidad de sueño y aumento de masa corporal. 

 !Es decir, que no solo es nocivo para nuestra salud sino que también engorda!

Estos son algunos de los signos de que necesitas un detox digital:

  • Te sientes ansioso si no encuentras tu teléfono
  • Necesitas revisar el teléfono todo el tiempo
  • Te sientes ansioso o enojado luego de revisar tus redes. 
  • Te preocupan los “like”, “comentarios” o “compartidos” de tus “posts” en redes. 
  • Te da miedo perderte algo si no miras tu teléfono. 
  • Te quedas hasta tarde o te levantas temprano a mirar tu teléfono 
  • No puedes concentrarte si no miras tu teléfono

Por estas razones es importante ayudarle a tu cuerpo con un detox de tecnología. Aunque se necesitan más estudios para demostrar que los detox digitales efectivamente tienen un efecto sobre la salud , se ha comprobado que limitar el uso de las redes sociales a 30 minutos por día, disminuye la sensación de depresión y soledad. 

Estas son algunas ideas para hacer un Detox digital:

  • Desconectarte de todos tus aparatos digitales, o solo de tus redes sociales, por un período corto de tiempo, puede ser un día o una semana.
  • Escoger un día a la semana  para no conectarte a ningún aparato o a tus redes.
  • Si hay una app o una red social (whatsapp, twitter, instagram) en la que estás conectado durante mucho tiempo, restringe su uso.

3. Detox emocional.

La idea de un detox emocional no es limpiar el miedo, la ansiedad, el estrés o la angustia de tu cuerpo sino clarificar aquellas emociones que se han estancado para que puedas ser libre de sentirlas plenamente. En el libro de Sheriana Boyle, psicóloga y autora, del libro Emotional Detox, nos indica algunos de los signos para hacer un detox emocional: 

  • No te puedes concentrar
  • Te preocupas del futuro
  • Has perdido o ganado peso
  • Sufres “atracones” de comida o comes muy poco
  • Problemas de relaciones
  • Mentirte a ti mismo
  • Te sientes sobrecargado
  • Problemas de sueño
  • Tensión
  • Dolores de cabeza.
  • Tienes ideas repetitivas
  • Estás irritable.

¿Cómo hacer un detox emocional?

  1. Permítete sentir cada emoción sin juzgarla.
  2. Observa tus emociones, indagate y descúbrelas. 
  3. Descubre el origen de esa emoción en tí. 
  4. Haz un plan de qué vas a hacer cuando aparezca la emoción. Puede ser salir a caminar, hablar con alguien, pedir ayuda, etc.
  5. Intégrate en una nueva actividad que te llame la atención. El trabajo voluntario ha demostrado servir para poner nuestra mente en otro lugar diferente a nosotros mismos. 
  6. Conéctate con tu cuerpo. Haz alguna actividad física como yoga o bailar. 
  7. Haz un diario de gratitud donde escribirás cada día tres cosas por las cuales estás agradecido. 

¿Es peligroso hacer un DETOX?

Cualquiera de las formas de DETOX que te presentamos pueden generar una reacción emocional o corporal, ya que tu cuerpo y mente están acostumbrados a tener acceso a estos alimentos o hábitos tóxicos. Te recomendamos que escojas para empezar un momento en el que puedas disminuir tu ritmo habitual, dormir bien y concentrarte en ti mismo. 

Algunas recomendaciones finales

  • Cuéntale a tu familia o amigos que estás iniciando un DETOX, y pídeles su ayuda y apoyo. 
  • Busca alternativas a aquellos hábitos o alimentos de los cuales estás buscando desintoxicarte. Por ejemplo, si te hace falta el azúcar, prueba a comerte un banano. Si estás buscando desconectarte de la tecnología, sal a caminar. 
  • Empieza un diario para escribir tus pensamientos y experiencias.
  • Si tienes dudas o preguntas, consulta a un especialista para que te ayude con el proceso.
Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido