Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Aceites esenciales para la sexualidad

Aceites esenciales para la sexualidad

Slider

Tiempo de lectura:  7 min

Cuenta la leyenda que Cleopatra empapaba con esencia de rosas las velas de su barcaza para que el aroma fluyera con el viento y avisara su llegada a Marco Antonio, quien la esperaba más abajo del río Nilo para encontrarse con ella.

Desde la antigüedad, los aromas han hecho parte de nuestra vida y están íntimamente relacionados con nuestra sexualidad. Para conocer un poco más en QUANTA conversamos con Nataly Garzón (@innatag11), comunicadora, relacionista pública,  maestra de tantra y experta en aceites esenciales. Estas son algunas de sus reflexiones: 

“Todos los seres humanos tenemos un olor y una esencia en particular con la que nos conectamos. Hay esencias tiernas o lujuriosas, tranquilas como la lavanda y activas como la menta.  Hay personas muy emocionales que conectan con el limón y la naranja, que son las esencias de la energía y estimulan el olfato. Hay otros seres, como yo, que somos personas muy sensuales y eróticas, conectamos con olores muy característicos. Por eso, cuando empecé a estudiar los aceites, entendí por qué me gustaban los dulces cítricos o dulces amaderados con una base de pachulí, porque son esencias características de los seres con una esencia sensual y sexual muy alta.  

Los aceites también se activan según tu pH. En algunas mezclas de aceites, lo que tu hueles depende de lo que necesites y de tu estado de ánimo. La misma mezcla te puede oler a veces dulce, a veces amargo. Algunas esencias se activan de acuerdo a cómo va el día el cómo te sientas. Si hoy te sientes muy sensual, muy lujurioso, muy erótico, te huelen más las esencias de madera, o se activa el rosa o el jazmin. Además a tí te va a oler diferente a lo que yo estoy oliendo y viceversa, porque las esencias tienen una recepción doble: la que da el usuario y la que percibe el otro. Eso hace del juego del olfato algo erótico. 

Hay diferentes aceites y cada persona encuentra el propio. Por ejemplo, a mí me encanta el de menta, pero a otra persona puede olerlo y no gustarle. Pero si le doy a oler el de limón, o el de naranja y le gusta, esta puede ser su esencia. Lo bueno es que cada uno tiene una esencia diferente y por eso podemos compaginar bien”

Los aceites esenciales también tienen la cualidad de conectarnos con la energía sexual, la energía creativa,  que va más allá de la intimidad del acto sexual, porque nos permite crear, estar enfocados e incluso direccionar nuestro trabajo”. 

¿Cómo funcionan?

Los aromas de los aceites esenciales tienen diferentes compuestos volátiles que se dispersan en el aire y llegan a la nariz donde interactúan con los nervios de la cavidad nasal. Cuando las moléculas del aroma golpean los receptores de estos parches ricos en nervios, se desencadena una reacción a nivel cerebral [1], [2]. 

La parte del cerebro que responde directamente a los estímulos olfativos es el sistema límbico el cual regula la actividad sensitiva, motora y se ocupa de los impulsos primitivos del sexo, el hambre y la sed. Por ejemplo, la serotonina es liberada por las señales de aceites calmantes (como la lavanda), la endorfina por los aceites eufóricos (Ylang Ylang) y noradrenalina por los aceites estimulantes (como la menta). 

También algunos aceites esenciales, como el sándalo, contienen ingredientes que imitan las señales olfativas sexuales llamadas feromonas. También se debe tener en cuenta que la efectividad de los aceites esenciales en la sexualidad depende del contexto cultural y de los recuerdos de cada persona [3], [4]. 

Aceites esenciales para el placer sexual 

Nataly Garzón nos contó sobre algunos aceites esenciales que son ideales para estimular la sexualidad: 

Menta (Mentha piperita)

“El  aceite de menta se puede poner sublingual (una sola gota porque es muy intenso) y te ayuda a bajar de la mente al cuerpo,  trayéndote al momento presente.  Lo puedes utilizar para dar un beso, bien sea boca a boca, o boca-genitales. En el sexo oral al mismo tiempo refresca y calienta. También lo puedes aplicar directamente a los genitales o a los pezones. La menta es un vasodilatador y la sensación se agudiza en cada zona que des el beso. 


He visto un caso de una pareja con disfunción eréctil que han utilizado el aceite esencial de menta. Les dije: Solo dediquense a dar el beso y sientan cómo el lingam (en sánscrito significa pene) va creciendo dentro de su boca. Esta práctica amorosa de dar el beso cuando el lingam está en completo reposo, hace que los hombres se sientan más seguros y no se sienten frustrados o intimidados. Ellos cargan con un peso sobre su lingam <que siempre deben tenerlo erecto>.  Este tipo de aceite ayuda a la disfunción eréctil, y permite que en la pareja haya más confianza y la comunicación se intensifique, rompiendo miedos y tabúes.”

Su ingrediente activo principal, el mentol, incrementa el flujo sanguíneo,  lo que aumenta el deseo sexual. Al mismo tiempo, tiene un efecto refrescante cuando entra en contacto con la piel, agudizando el tacto. Además es estimulante de los nervios y regula el sistema hormonal femenino, en la parte interna de cada mujer, en su yoni (vagina en sánscrito) se siente el calor y se intensifica el deseo, es muy recomendado para las mujeres que están en la pleni pausia y sienten la libido baja. Adicionalmente, al ingerirlo, agudiza el sentido del gusto provocando que el sabor de la piel o fluidos de la pareja se perciban más de lo normal [2], [5]. 

Debe ser evitado para las personas que tienen piel sensible y durante el embarazo.

Eucalipto (Eucalyptus radiata)

“Cuando usas el eucalipto abres todas tus fosas nasales y tu sensibilidad olfativa es mucho más intensa. Lo mismo sucede con el aceite esencial. El olfato se agudiza y por ende sientes más los olores de la piel del otro. Se sienten más las feromonas naturales y eso excita mucho más, porque se te abre todo el canal respiratorio, y al combinarlo con sonidos como el ¡AAHH! la respiración se vuelve más profunda, llevando más sangre a todo el cuerpo.”

Canela (Cinnamomum zeylancium and Cinnamon cassia): 

“La canela agudiza el tacto y el gusto. Cuando lo aplicas sientes calorcito, entonces cuando tocas quieres seguir la caricia a diferentes zonas, y así generar más calor y más conexión a través de la piel, que es el órgano sexual más grande que poseemos. Recomiendo usarlo con aceite fraccionado de coco, para evitar irritación sobre la piel, si es ingerido una sola gota en el agua basta para estimular las papilas gustativas”.

Su aroma es cálido, especiado, dulce y ahumado. Actúa como estimulante, regulador del sistema hormonal femenino y vasodilatador.  No debe usarse en el embarazo o en personas con piel sensible. Utilizar sólo en dosis bajas [2], [6].

Pachulí o patchouli (Pogostemon Cablin): 

“Tiene un olor a tierra. Conecta con la zona genital, no importa donde lo pongas. Está asociado con el primer chakra (Muladhara o raíz) que se encuentra entre el ano y los genitales. Es un almizcle dulce, el cual despierta  los instintos mundanos y un tanto animales. Contrario a lo que se cree de este olor, es muy estimulante, y para nada hostigante. Su uso más común es en la industria de la perfumería francesa, siendo uno de los aceites más exquisitos y lujosos, que equilibra las emociones a nivel general. También tiene un efecto sanador e hidratador en la piel. Tiene efectos afrodisíacos y se ha utilizado para la frigidez, falta de libido y disfunciones eréctiles [2], [7], [8].

Otros aceites afrodisíacos y estimulantes: 

  • La rosa es el aceite del amor con efectos terapéuticos en las disfunciones sexuales y frigidez [9]. 
  • El jazmín es el aceite del romance y la sensualidad pues libera la intuición, la imaginación, permite trascender el amor físico y a liberar totalmente la energía sexual. 
  • La lavanda regula el sistema hormonal femenino [9]. 
  • El ylang-ylang tiene propiedades eufóricas y aumenta la autoestima en mujeres con síndrome posmenopáusico [10], [11].

¿Cómo se usan?

“Cuando pones el aceite esencial en un difusor o para quemar en una vela, estás ambientando el espacio para calmar a los que te rodean y a tí. 

En la piel sirve para que penetre o para hacer un masaje. Debes tener en cuenta que no te queme o te genere alergia. Por ejemplo, las personas de piel blanca, se queman rápido con la menta. Yo sugiero diluir el aceite esencial con aceite de coco cuando se usa tópico. Con los aceites florales no es necesario.  Por ejemplo el aceite de lavanda, jasmín o rosa, son  mucho más suaves, sutiles y amorosos y no  generan quemaduras. 

También hay personas que pueden ser alérgicas. Esto es importante saberlo si lo vamos a usar en pareja o en nosotros mismos.  Lo mejor es hacer una prueba en una pequeña parte del cuerpo, generalmente la palma de la mano, esperar unos minutos para ver si hay reacción y luego usarlo puro o diluido ”. 

Para diluir añade máximo 5 gotas de aceite esencial por cada 5 mililitros de aceite de coco, el equivalente a 100 gotas de aceite de coco. Y recuerda, ¡menos es más! 

¡Esperamos que estos consejos sean útiles y te den nuevas ideas para tener una vida sexual más plena y divertida!

25
1
Newsletter Signup

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín mensual y nunca te pierdas lo último de nuestro contenido