Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

El yoga y sus inmensos beneficios

El yoga y sus inmensos beneficios

Slider

Tiempo de lectura:  9 min

En este artículo aprenderás: 

1. ¿Qué es el yoga y cuáles son sus principales beneficios?

2. ¿En qué se diferencian los diferentes tipos de yoga?

3. ¿Cómo nos ayuda el yoga a manejar las emociones?

4. ¿Existen posturas de yoga para gestionar emociones como el miedo, la tristeza, la rabia, la ansiedad o la culpa?

5. ¿Sirve el yoga para la flexibilidad?

6. ¿Cuáles son los errores más frecuentes al practicar yoga?

Seguramente has escuchado hablar del yoga, una práctica milenaria de la India, que ahora se ha extendido por gran parte del mundo.  La palabra yoga fue mencionada por primera vez en los textos sagrados más antiguos de la literatura India y significa, en sánscrito,  la unión o conexión con lo divino.  Actualmente más de 500 millones de personas en todo el mundo realizan algún tipo de yoga. En Colombia es una de las tendencias de vida saludable que ha atraído a más personas debido a sus enormes beneficios [1].

¿Pero conoces todas los los frutos espirituales, mentales y emocionales que puede traerte practicar regularmente esta disciplina? En QUANTA hablamos con María Carolina Vélez (@macarovega), quien además de ser profesora de danza desde 1997, es practicante y enseña diversos tipos de yoga desde el año 2009.

Tipos de yoga

¿Qué es el yoga y cuáles son sus principales beneficios?

Es una disciplina que mediante posturas físicas (âsanas), prácticas de respiración (prânâyâma), disciplinas éticas (yâmas y niyâmas), cánticos, técnicas de concentración y meditación ofrece numerosas posibilidades de explorar la experiencia humana.

El yoga significa justamente la unión entre las tres dimensiones del ser: lo emocional, lo físico y lo mental [2]. 

Carolina Velez nos dice que también se podría definir con palabras como balance, fuerza, equilibrio, flexibilidad, stamina (ímpetu, aguante o impulso) y energía. “Debemos pensar -nos dice Carolina- que uno puede tener fortaleza física, fortaleza emocional o fortaleza mental. Puedes tener equilibrio o balance físico, emocional o mental. Flexibilidad, igual. A través de la práctica del yoga, y en la medida que se integran estos tres aspectos, uno desarrolla cualidades en cada uno de ellos”. 

“Esto no funciona para todo el mundo. Hay quienes a través del yoga acceden a ciertos campos místicos o espirituales, pero eso depende de lo que cada uno esté buscando. Los beneficios dependen de cada persona y de la intensidad de la práctica. 

Por ejemplo, si tú quieres practicar yoga para tonificar los glúteos está muy bien,  porque ese es tu enfoque. Pero también puedes practicar yoga para tener mayor estabilidad emocional y no tener un interés específico en los beneficios físicos. Con el yoga puedes tener el foco en cualquiera de estas cosas e igual vas a recibir los otros beneficios. Por ejemplo, puede que digas “yo me voy a meter para sacar la “cola de acero” y en la práctica descubres que también es interesante tener estabilidad emocional. O quizás dices, “ tener tanta claridad mental me permite organizar mejor mi tiempo entonces logro mejorar mi físico, el balance en las relaciones y además me vuelvo súper productivo en el trabajo”. El enfoque es personal y de acuerdo con este obtienes unos u otros beneficios específicos, que son notorios en tu propia vida. Pero además cuando uno pone el enfoque en uno empieza a conectarse mejor con el mundo externo que uno no controla”. 

¿En qué se diferencian los diferentes tipos de yoga?

Según el Bhagavad Gītā, uno de los principales textos hinduístas antiguos,  los tres tipos fundamentales del yoga son: karma yoga, el yoga de la acción; jñāna yoga, el yoga del conocimiento y bhakti yoga, el yoga de la devoción. También existe el tantra yoga que comenzó a generalizarse a partir del siglo VI dC. Muchas de las variaciones se han creado a través de la interacción con otras prácticas y visiones del mundo, la adaptación a diferentes zonas geográficas, épocas, ubicaciones y a la elaboración por diferentes personas. 

posiciones de yoga

Nos dice Carolina “Cada tipo de yoga es una práctica que debe ser entendida de diferente manera. Por ejemplo, el Kundalini yoga está enfocado a despertar la energía kundalini. Esta es una energía que reside o descansa en la base de la columna, en el chakra raíz. Lo que propone el kundalini yoga es que a partir de ciertos ejercicios, esta energía que es como una culebra se despierta y se sube por todo el canal de los chakras, hasta el chakra de la corona, que es supuestamente la consciencia divina [3]. 

El yoga integral considera que hay una consciencia corporal “vital” y hay una conciencia divina. A través de asanas, secuencias de posturas y otros ejercicios muy específicos se mueve la energía celular. Son movimientos energéticos muy profundos. Y eso lo que produce es como una conexión del vital con la consciencia divina [4].

Hay otros estilos de yoga como por ejemplo el Ashtanga yoga que es una práctica que es mucho más física, bien exigente y es muy orientada al asana.También hay meditación y una práctica muy consistente de Pranayamas. Estas son respiraciones pero no de oxígeno, sino del Prana, que es la energía vital. El Pranayama no se hace para respirar mejor, aunque uno termine respirando mejor cuando hace Pranayamas, sino para regular la energía vital” [5]. 

yoga para las emociones

¿Cómo nos ayuda el yoga a manejar las emociones? 

“Para mí, el yoga, es una herramienta. Entonces depende de cuál sea el reto emocional. Por ejemplo, si uno está en una pelea en la oficina o a uno lo están botando del trabajo, esto genera muchas emociones. En ese momento uno no se pone a hacer una postura de yoga. Lo que pasa es que a costa de la práctica uno empieza a gestionar las emociones de manera más efectivas. 

En mi experiencia personal yo soy de emociones extremas. Cuando estoy brava, soy muy brava, o lo era. O si me ponía triste, era como si no me pudiera mover. Si me pongo feliz, parezco borracha. Todo eso hace parte de mi personalidad. Hace parte de mi carácter.

Mis emociones siguen siendo intensas, pero son de alguna manera más balanceadas, no son desbordadas. Cuando yo quiero expresar mi rabia, lo hago conscientemente. Obviamente eso no siempre es así. Hay momentos en que sí me desbordo y en que es más difícil porque pues es que hay cosas que a veces son inmanejables o cuando suceden muchas emociones al tiempo. 

Es importante tener en cuenta que no siempre lo efectivo es ponerse a hacer un saludo al sol o meditar, o respirar. Con el tiempo se vuelve una práctica. Con la danza y el yoga, a partir de una práctica física,  me permitió tener un mejor acceso a mi mundo emocional para poderlo expresar a partir de un proceso creativo que es un proceso mental”. 

yoga para el estrés

¿Existen posturas de yoga para gestionar emociones como el miedo, la tristeza, la rabia, la ansiedad o la culpa?

Según Carolina el miedo está regulado por el meridiano que regula el riñón o al chakra que  está asociado al riñón. Entonces es útil hacer posturas (asanas) en las cuales la energía está mayormente concentrada a la estimulación del riñón. La tristeza está asociada al corazón. Muchas veces, por ejemplo, cuando las personas están tristes, les dan infartos. Entonces se podrían hacer asanas que abran el pecho, que abran el corazón y liberen la tristeza [6], [7]. 

“A mí me pasó una vez cuando yo pude hacer por primera vez una postura que abre el corazón. Apenas la hice, lloré mucho. Solté una tristeza que yo tenía ahí guardada en mi corazón y fue cuando pude hacer esa asana. Cuando uno abre físicamente el corazón, el músculo se expande, los pulmones se amplían y circula aire por tu cuerpo, circula prana por tu cuerpo, y eso te destapa. El llanto es simplemente una reacción fisiológica a un cambio energético y emocional que hubo dentro de ti. 

Por otra parte, una práctica completa te moviliza todo. Uno hace posturas en el piso, posturas de pie, posturas en equilibrio, posturas invertidas y posturas de apertura del corazón. Si uno hace una práctica cortita que incluya todas estas posturas, seguramente lo emocional se va a tranquilizar, y más importante, te va permitir ver la emoción que estás sintiendo. 

Esto es cuando uno pueda, porque no siempre se puede hacer una postura. Entonces uno puede hacer un Pranayama, una respiración profunda. El  Pranayama te regula, no es el aire, sino el prana, la energía vital. Y pues, la energía vital te regula el pensamiento, el cuerpo y la emoción al tiempo.

yoga en casa

¿Sirve el yoga para la flexibilidad?

“Con el yoga entendí que la flexibilidad viene de la posibilidad de flexibilizar mi mente.  El yoga me llevó a volverme más flexible y eso se tradujo en mayor flexibilidad corporal, en más equilibrio. El yoga me ha enseñado que en esos momentos en que pierdo la fuerza, la flexibilidad, el balance, la energía o las ganas en sí, empiezo a mirar no solamente mi cuerpo, sino otras cosas que están sucediendo en mi vida [8]. 

No es que uno llega de la clase de yoga y entiende todas estas cosas, sino que uno está en permanente estudio y observación de lo que pasa con el propio cuerpo, o cuando escoge compartir su práctica personal con otros,uno también se vuelve observador de lo que sucede en otros e incorpora esas observaciones del otro, 

¿Cuáles son los errores más frecuentes al practicar yoga?

“Uno podría decir que no hay error, porque si tú cometes ese supuesto error, lo tendrías que haber cometido porque te trae un aprendizaje.

Yo creo que el error sería pensar que hay una única manera de practicar yoga. Tú puedes definir qué es el yoga, clasificarlo, identificar que hay diferentes estilos, pero es equivocado decir que este es el verdadero o que un tipo sirve para todo el mundo. Es equivocado en la medida en que se pierde el universo vastísimo y riquísimo que es el yoga. Es equivocado ver al yoga con visión limitada y limitante”

24
Newsletter Signup

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín mensual y nunca te pierdas lo último de nuestro contenido