Enfermedades respiratorias y emociones

Enfermedades respiratorias y emociones

Slider

¿Eres de los que vive con gripa? ¿Sufres de alergias respiratorias a las que todavía no le has encontrado la causa? ¿Tienes asma desde que eras niño y no has podido solucionarlo? Aquí te contamos otra forma de entender estos síntomas desde una mirada holística.

Cada enfermedad respiratoria tiene una causa específica relacionada con los microorganismos, bacterias o virus que la generan (la gripe por el virus de la influenza, el resfriado común por el rinovirus y el asma por alergias o polución). Pero también se ha demostrado que el estado emocional en el que se encuentran las personas cuando son expuestas a dichos factores tiene un efecto sobre la gravedad de los síntomas. Esto ocurre por varias razones: 

Las emociones afectan la respiración.

La respiración cambia con los estados emocionales como el miedo, la ansiedad, la felicidad o la tristeza. El control voluntario (y al parecer también el involuntario) de la respiración se ve influenciado por los cambios ambientales. Cuando uno está ansioso, agitado, estresado o excitado respira más rápido; el miedo, la rabia o la excitación hace jadear; se bosteza cuando se está aburrido y se suspira de melancolía, alivio o angustia.

Un estudio encontró que la diversión y la risa hacen que el  tiempo de entrada del aire (inspiración) sea más corto. En contraste, el disgusto prolonga las pausas respiratorias. La ira, la tristeza y el estrés afectan la manera cómo funcionan los pulmones. En un experimento donde se expuso diferentes escenas de tristeza y alegría de la película “E.T. (El Extraterrestre)”. Se encontró que la tristeza se asociaba con una mayor variabilidad de ritmo cardiaco y había una mayor oxigenación en las escenas de felicidad. 

El sistema inmune responde a las emociones

En un estudio publicado en 2020 se encontró que el estrés crónico, fumar e ingerir bajas cantidades de vitamina C son los factores asociados a un mayor riesgo de enfermedades respiratorias. Esto ocurre porque el estrés produce cortisol, una hormona que afecta la respuesta inmune. Por su parte, la integración y el apoyo social, la actividad física y sueño adecuado se relacionan con un menor riesgo de adquirir una enfermedad respiratoria. 

Pero no solo el estrés afecta. Las personas más optimistas presentan respuestas inmunes más adecuadas a los virus de la gripe, incluso cuando son vacunadas, que aquellas con depresión, ansiedad u hostilidad. 

La relación mente, cuerpo y emociones.

Medicinas alternativas como la homeopatía, las esencias florales y la medicina china están fundamentadas en el principio de que hay una relación entre la mente, el cuerpo y las emociones. 

La medicina tradicional china por ejemplo, relaciona las emociones (ira, alegría, preocupación, pensamiento, tristeza, miedo y conmoción), con la función de los órganos principales (corazón, hígado, bazo, pulmones y riñones). Estos cinco órganos controlan el desarrollo y cambio de las siete emociones. De esta manera, cuando se experimenta tristeza, desapego o se está en un duelo, se puede afectar el funcionamiento de los pulmones.  Esto puede generar dificultad para respirar, respiración superficial, fatiga, tos, resfriados y gripas frecuentes, alergias, asmas y otras afecciones pulmonares.

Herramientas desde una perspectiva holística

La homeopatía y las esencias florales te pueden ayudar a tratar las causas emocionales de las enfermedades respiratorias. Puedes preguntarle a tu médico o a nuestros asesores de QUANTA para que te ofrezca el mejor tratamiento para tu caso.

Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido