¿Es posible manejar el estrés sin fármacos?

¿Es posible manejar el estrés sin fármacos?

Slider

Como mencionamos en el artículo, ¿Qué es el estrés, qué lo causa y qué consecuencias tiene para la salud?, el estrés es una alerta biológica que emite nuestro organismo para indicarnos que hay algo que no está funcionando correctamente.

Esta reacción, se produce por la emisión de cortisol, conocida como la hormona del estrés, que ante una situación tensionante se libera para hacer un llamado a la acción. Sin embargo, cuando los niveles de cortisol son demasiado elevados, se convierte en un enemigo que interfiere con el aprendizaje y la memoria, reduce la capacidad de nuestro sistema inmunológico y aumenta la presión sanguínea, el colesterol y el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y psicológicas, entre muchas otras cosas.

Por esto, es muy importante mantener los niveles apropiados de cortisol y controlar el estrés. La ciencia ha considerado el estrés como la epidemia del siglo XXI y ha enfilado sus esfuerzos en la creación de fármacos para contrarrestarlo. Entre ellos, ansiolíticos, antidepresivos y neurolépticos.

Tipos de fármacos para el estrés y sus efectos secundarios en el organismo

Ansiolíticos

Los ansiolíticos, funcionan como depresores del sistema nervioso central por lo que controlan síntomas físicos como sudoración, temblores y taquicardia. Los más conocidos son los barbitúricos y las benzodiacepinas como el clonazepam, el alprazolam o el valium.  A pesar de actuar rápidamente, son altamente adictivos. 

El consumo sostenido y habitual de ansiolíticos, hace que el organismo se habitúe a este tipo de fármacos, haciendo que con el paso del tiempo sea más difícil inducir a un estado de relajación lo que lleva al paciente a incrementar la dosis. 

Adicionalmente, suelen generar efectos secundarios como alteraciones en las funciones cognitivas y pérdida de memoria. Y a pesar de calmar temporalmente los síntomas, no ayudan a solucionar la fuente del problema.

Antidepresivos

Estos fármacos, utilizados en el tratamiento de diferentes tipos de problemas psicológicos como el estrés y la ansiedad, hacen que el sistema nervioso incrementen los niveles de serotonina, un importante neurotransmisor que  ayuda a regular el estado de ánimo, el comportamiento social, el apetito, la digestión, el sueño, la memoria, el deseo y la función sexual.

Si bien los antidepresivos pueden ser eficaces para tratar el estrés, tienen graves efectos secundarios. Algunos de ellos, como la fluoxetina, el escitalopram, el citalopram, la paroxetina y la sertralina, generan síntomas que van desde náuseas, vómitos, diarrea, somnolencia o insomnio, dolor de cabeza y bruxismo, hasta broncodilatación, problemas cardíacos o disfunción sexual.

Neurolépticos

Los neurolépticos, más conocidos como antipsicóticos, también son prescritos en casos de estrés y ansiedad. Algunos de los más conocidos son la risperidona, la quetiapina y la olanzapina. Pese a su efectividad, se ha comprobado que tienen efectos secundarios especialmente graves como hipotensión, alteraciones cardiacas, cambios hormonales y aparición de tics. 

La medicina holística y la reducción del estrés

La buena noticia es que puesto que el cortisol es una hormona generada por nuestro propio organismo, es posible realizar elecciones de vida saludables que reducen sus niveles de manera natural, sin necesidad de recurrir a fármacos con los efectos negativos mencionados anteriormente. (Si te han recetado fármacos, consulta a un médico antes de parar el tratamiento).

Un estilo de vida holístico implica abrir la conciencia frente a cada una de las dimensiones 

(física, emocional, psíquica, espiritual, social y energética), por lo que ofrece tratamientos que se enfocan en tratar una patología de manera integral, es decir, no solo en reducir los síntomas físicos, sino encontrar y solucionar la causa que los genera. Adicionalmente, fortalece el organismo sin generar adicción, ni efectos secundarios nocivos para la salud.  (Puedes leer: https://blog.quantasalud.com/puede-la-salud-holistica-cambiar-tu-vida/)

Pero, ¿cómo lo hace? La salud holística se enfoca principalmente en relajar el sistema nervioso, profundizar en las emociones o pensamientos y trabajar desde la causa que puede estar provocando el estrés para darle una solución de raíz.

Entre las terapias principales de la medicina holística se incluyen los masajes, el yoga, el reiki, el mindfulness o las esencias florales. También se utilizan otros métodos como la acupuntura y la psicoterapia holística, para así visualizar la paz y la felicidad de otro modo, y por lo tanto, liberarse finalmente de los pensamientos que producen estrés. 

Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido