Fitoestrógenos

Fitoestrógenos

Slider

Fitoestrógenos: una opción natural para la menopausia.

¿Qué son las hormonas?

Las hormonas son mensajeros químicos que comunican a las células entre sí. Actúan como llaves para cerraduras localizadas en diferentes órganos del cuerpo. Cuando estas llaves son accionadas, se inician procesos que afectan el crecimiento, el metabolismo, la reproducción e incluso el estado de ánimo. 

¿Qué es el estrógeno?

El estrógeno es una hormona  necesaria para subsistir y mantener la salud femenina y masculina. Su principal función es preparar a la mujer para la fecundación, pero también ayuda a controlar el equilibrio de la glucosa  y de los lípidos. 

El estrógeno también protege los huesos, regula el metabolismo energético, la función cerebral, la ovulación, ayuda al proceso de crecimiento esquelético, la formación de proteínas de la piel y los huesos y distribuye la grasa en el cuerpo. Durante la menopausia se produce menos estrógeno,  lo cual puede causar sofocos, cambios vaginales y pérdida de calcio en los huesos.

¿Qué son los fitoestrógenos? 

Son compuestos de origen vegetal provenientes de alimentos como la soja o el té verde que por su  similitud estructural con el estradiol (que es el estrógeno más activo y  la principal hormona femenina) son capaces de adherirse a las “cerraduras” activadas por esta hormona, reemplazandola en su función de activación de numerosos procesos metabólicos.

Fitoestrógenos y la menopausia

Si estás sufriendo síntomas de la menopausia, los fitoestrógenos pueden ayudarte sin exponerte a los efectos secundarios de las terapias hormonales con estrógenos. 

Aunque hacen falta más estudios para obtener resultados concluyentes, algunos experimentos en los que se ha administrado suplementos de isoflavonas (un fitoestrógeno proveniente de la soja) indican que estas podrían disminuir la incidencia de sofocos, sudores nocturnos y sequedad vaginal

¿Cuáles alimentos tienen fitoestrógenos? 

Las principales fuentes naturales de fitoestrógenos se encuentra en la soja (isoflavonas), en las semillas de linaza (lignanos), y en menor medida en el ajo, el cilantro, la zanahoria, el arroz, el clavo rojo, en frutas como las manzanas o las granada, en el té verde y el café. 

Fitoestrógenos y microbiota intestinal 

Los fitoestrógenos de la dieta se digieren para luego ser transformados por las bacterias en el intestino. Estos a su vez ayudan a que se mejore la microbiota intestinal, debido a que son el alimento que necesitan las bacterias para vivir. Para obtener los beneficios de los fitoestrógenos en los alimentos es importante no solo consumirlos, sino tener una buena salud intestinal para asegurar su absorción. 

Más beneficios de los fitoestrógenos.

  • Previenen enfermedades cardiovasculares.

Los fitoestrógenos han demostrado reducir el colesterol y mejorar la función del corazón. Las isoflavonas reducen la hipertensión mediante un efecto de vasodilatación y afectan la regulación del azúcar. Algunos estudios han encontrado una incidencia menor de accidentes cardiovasculares en la población asiática lo que podría estar relacionado con el consumo de soja. 

  • Retrasan el envejecimiento celular. 

Un estudio con mujeres postmenopáusicas demostró que el consumo de extracto de soja durante seis meses aumentaba el grosor epitelial, la cantidad de fibras elásticas y de colágeno, y los vasos sanguíneos en la piel. Otro estudio demostró que los fitoestrógenos pueden reducir la muerte y envejecimiento celular causados por los rayos UV. 

  • Previenen la osteoporosis

La falta de producción de estrógeno por parte de los ovarios en la menopausia es el principal factor para la incidencia de osteoporosis, por lo cual tradicionalmente se ha recomendado tratamientos de terapias hormonales.  Los fitoestrógenos podrían ser una alternativa sin tantos efectos secundarios. Al realizar un estudio con 187 mujeres postmenopáusicas a las que se les administró una dieta rica en soja por seis meses  se encontró que las concentraciones  de osteocalcina (marcador sensible para la formación de hueso) aumentó significativamente, lo que indicaría que podría reducir la incidencia de osteoporosis.

  • Prevenir problemas de memoria

Aunque el resultado de los estudios no es todavía concluyente, ciertas investigaciones indican que el inicio de una dieta con fitoestrógenos en la menopausia temprana puede ayudar a limitar la pérdida de la memoria al modificar la función cerebral y la cognición. 

  • Prevención de la diabetes y obesidad

En varios estudios se ha demostrado cómo la administración de productos de soja mejoraba el índice glicémico, se disminuían los valores medios de insulina y el colesterol y se presentaba una pérdida de peso significativa

  • Tratamiento para el cáncer.

El uso de los fitoestrógenos para el tratamiento del cáncer ha sido ampliamente investigado. Hay estudios que demuestran que los fitoestrógenos tendrían una papel en detener el ciclo celular, inhibir la angiogénesis (creación de vasos que le llevan oxígeno a los tumores),  disminuir la metástasis y mejorar el tratamiento por radioterapia. A pesar de la multitud de estudios que demuestran la efectividad de los fitoestrógenos para ciertos tipos de cáncer,  la evidencia todavía es contradictoria y es necesario realizar más investigaciones para llegar a conclusiones definitivas sobre sus propiedades anticancerígenas.

¿Cómo obtenerlos?

Una forma fácil de asegurar un buen nivel de absorción es a través de suplementos. En QUANTA hemos escogido este producto que además de isoflavonas de soja tiene Dong Quay (ayuda a regular los periodos menstruales y reducir los cólicos), Barage Oil (aceite nutritivo, fuente de ácido gama-linoléico) y  Red clover o trébol rojo (con isoflavonas genisteína con propiedades estrogénicas leves).

PHYTO ESTROGEN x 100 CAPSULAS

Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido