Guía holística para prevenir la cistitis.

Guía holística para prevenir la cistitis.

Slider

Como te contamos en nuestro artículo “Cistitis: más allá del dolor físico”,  existen varios factores físicos, mentales y emocionales que se conjugan para que ocurra.  Aquí te hacemos algunos hábitos saludables que te ayudarán a prevenir su recurrencia.

1.Reduce el estrés.

El estrés te hace más propenso a sufrir una infección urinaria. En este artículo te contamos algunas formas para reducir el estrés de forma holística. 


También puedes probar  Lavanda Compuesto, una esencia floral  que actúa como armonizador y equilibrador emocional  para personas con ritmos de vida acelerados, o que sienten que se exige mucho de ellas en medio de una intensa actividad.  Aporta calma, concentración, paz y armonía.  Ayuda a evitar caer en pánico, da tenacidad y persistencia.

2. Toma mucha agua.

Se ha comprobado que mujeres que aumentaron su consumo de agua a 1.5 Litros al día durante 12 meses, redujeron sus episodios de cistitis en un 50%.

3. Deja la cafeína y el alcohol 

La cafeína y el alcohol  irritan la vejiga, generan más ganas de orinar y aumentan la ansiedad. También te recomendamos limitar el consumo de comida picante. En un estudio realizado en 2019 encontró una correlación entre las personas que consumían alcohol, café y comidas picantes con mayor incidencia de cistitis.

4.Duerme bien. 

La cistitis te obliga a ir al baño durante la noche varias veces, lo cual reduce el tiempo y la calidad del sueño, impidiéndote descansar y reponer fuerzas para que tu sistema inmune se proteja de las infecciones. 

Si estás sufriendo un episodio de cistitis, duerme en posición fetal con una bolsa de agua en el abdomen. Usa pijamas holgadas e interiores de algodón que no te aprieten la vejiga. 

5. Toma probióticos para ayudar al sistema inmune

Una función importante del tracto urinario es guardar la orina por largos períodos de tiempo. Como la orina contiene compuestos tóxicos, debe ser contenida por una barrera de células que impide que estos tóxicos se salgan. El cuerpo debe balancear la respuesta a los ataques microbianos con la necesidad de proteger dicha barrera.  Este equilibrio puede hacer que la respuesta inmune no dure lo suficiente, resultando en la persistencia de bacterias y generando infecciones crónicas y recurrentes. 

Se han recomendado probióticos como Lactobacillus para reemplazar los microorganismos que causan dicho tipo de infecciones, aún más si has tenido que usar antibióticos contra las infecciones urinarias.

En QUANTA hemos escogido el siguiente producto que además de tener varias cepas de Lactobacillus, contiene Zinc para potenciar el sistema inmune. Tomar un sobre al día en un vaso de agua.

PLUCBIOTIC JRC 30 SOBRES POR 3G C/U

6. Toma cápsulas de arándanos

Aunque la última revisión sobre los efectos de los arándanos para prevenir o curar infecciones urinarias crónicas indican que se requieren más estudios para comprobar su eficacia, se ha encontrado que ayudan a limitar la adherencia de las bacterias a las células de la vejiga y coadyuvar, junto con los probióticos, a disminuir los episodios de cistitis. 

Dado que el jugo de arándanos tiene alto contenido de azúcar, y esta última puede agravar los síntomas, se recomienda tomarlos en cápsulas. Toma una cápsula al día con el desayuno.

7. Baños o ducha con aceite de Tea Tree y/o Tomillo

Un estudio de 2020 encontró que los aceites esenciales de Tea Tree y Tomillo eliminan la mayoría de las variedades de las bacterias causantes de las infecciones urinarias, inclusive de aquellas  resistentes a los antibióticos. Lo anterior hace que estos dos aceites, usados juntos o por separado, sirvan como una terapia complementaria a los antibióticos. Adicionalmente tienen propiedades anti-inflamatorias que hace que se reduzcan los síntomas de las infecciones. 

Adiciona diez gotas de aceite a una bañera (o 5 de cada uno si los quieres usar juntos). También puedes diluir dos gotas de aceite en 250 ml de agua en un frasco y usarlo para lavarte después de las relaciones sexuales. No lo uses nunca directamente sobre tus genitales. 

8. Escucha tu cuerpo.

La recomendación más importante es escuchar tu cuerpo. Si tienes ganas de ir al baño, no te aguantes. Y si tienes necesidad de descansar, tómate un tiempo para descansar. Esto le ayudará al sistema inmune de tu cuerpo a luchar contra la infección.

Si luego de seguir estos consejos, continúan presentándose los episodios de cistitis recurrentes, debes acudir a un especialista médico.

Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido