La gestión de las emociones desde una mirada holística

La gestión de las emociones desde una mirada holística

Slider

“Cuando no podemos cambiar la situación, estamos desafiados a cambiarnos a nosotros mismos” Viktor Frankl

En un instante de ira, se puede destruir una relación que ha llevado años construir. Pero también una sonrisa radiante de placidez puede mejorar un mal día. Las emociones influyen en la forma en la que nos comunicamos y relacionamos con los demás y con el entorno, y por eso saber manejarlas es fundamental. En este artículo te ayudamos a entenderlas mejor y a aprender a gestionarlas inteligentemente. ¿Quieres saber cómo? ¡Sigue leyendo!

El cuerpo, en su infinita sabiduría, ha creado una especie de alarmas que nos permiten reaccionar a una serie de estímulos externos que bien pueden ser positivos o negativos, llamados emociones. Los psicólogos Don y Sandra Hockenbury, las definen así: «Una emoción es un estado psicológico complejo que implica tres componentes distintos: una experiencia subjetiva, una respuesta fisiológica, y una respuesta conductual o expresiva». 

Veamos qué significa cada uno de estos componentes: 

La experiencia subjetiva: Cada uno de nosotros es un mundo influenciado por múltiples factores internos y externos como la cultura, las creencias y las características propias de la personalidad; lo que hace que reacciones de formas muy diferentes ante eventos, circunstancias o estímulos. Ante la misma situación, cada uno puede experimentar emociones muy diversas. Por ejemplo, lo que a unos les produce risa, a otros los hace llorar.  

La respuesta fisiológica: ¿Has sentido mariposas en el estómago? ¿Tu cara se pone roja cuando sientes pena? ¿Te sudan las manos ante una situación de peligro? ¿Tienes ataques de risa nerviosa? ¡Tu sistema nervioso simpático es el responsable! 

Las emociones pueden causar respuestas fisiológicas involuntarias que no podemos controlar y aunque muchas veces creemos que están desligadas, el cerebro, especialmente la amígdala (un pequeño órgano que hace parte del sistema límbico) juega un papel fundamental en la manera cómo las vivimos. 

La respuesta conductual: Es la expresión de la emoción nos lleva a actuar, como la comprendemos y manifestamos. ¿Te ha pasado que no puedes evitar que tu tono de voz aumente o tu expresión se ponga más seria? ¡Estás reaccionando ante la emoción que estás sintiendo!

¿Sabes identificar cuáles son las emociones que sientes con más frecuencia? ¡Te contamos los tipos de emociones que existen!

¿Qué tipo de emociones puedo experimentar?

Emociones en pareja

En 1872, el científico Charles Darwin (si, el mismo de la teoría de la evolución) propuso en su libro “La expresión de las emociones en el hombre y en los animales” que las emociones humanas se dividen en siete grandes categorías: enojo, desprecio, disgusto, miedo, alegría, tristeza y sorpresa.

Sin embargo, una investigación realizada en 2018 por científicos de la Universidad de California y posteriormente publicada en “Proceedings of the National Academy of Sciences”, el portal oficial de la Academia Nacional de Ciencia de Estados Unidos, determinó que en el ser humano existen 27 emociones que se interrelacionan unas con otras. 

El estudio fue desarrollado con 853 hombres y mujeres con características demográficas diversas, que visualizaron vídeos destinados a producirles sensaciones relacionadas con una amplia gama de emociones. Los más de dos mil videos utilizados tenían diferentes temas como nacimientos y bebés, bodas, pedidas de mano, muerte, arañas, serpientes y escenas sexuales entre otras. 

La emociones que lograron identificar fueron: admiración, adoración, aprecio estético, diversión, ansiedad, asombro, incomodidad, aburrimiento, calma, confusión, anhelo, aversión, dolor empático, embelesamiento, envidia, emoción, miedo, horror, interés, alegría, nostalgia, romance, tristeza, satisfacción, deseo sexual, simpatía y triunfo. 

Lo anterior es clave puesto que mientras más acertado sea el proceso de identificar la emoción que sentimos, será mucho más fácil gestionarla de forma inteligente. ¿Pero cómo se hace eso?

¿Cómo gestionar las emociones desde una mirada holística?

Esencias florales

La mirada holística busca analizar algo como un todo, desde las distintas partes que lo componen. En el caso de las emociones, implica identificar exactamente lo que estamos experimentando, la causas que lo generan y las repercusiones que genera en nuestra salud tanto física como mental.  

La medicina holística ofrece múltiples herramientas que nos permiten gestionar nuestras emociones de manera inteligente, te contamos tres de ellas:

  1. Terapia mente-cuerpo: se basa en la premisa de que los pensamientos están directamente relacionados con la salud corporal. Busca la interacción que existe entre el movimiento del cuerpo y la mente para encontrar el equilibrio. Algunas de las disciplinas más conocidas son: el Yoga, el Mindfulness y el Tai-Chi. 
  1. La psicología holística: busca transformar el yo, corporal, mental y emocional. La psique integra el inconsciente de la personalidad para que las emociones puedan ser  identificadas y tratadas; partiendo del desarrollo de la identidad propia de cada individuo. 
  1. Las esencias florales: son preparados vibracionales que combinados con agua mineral conservan las cualidades energéticas de las flores y toman sus propiedades curativas. Por lo anterior, te ayudan a aclarar la mente y controlar las emociones, no desde los síntomas sino desde las causas que las originan, por lo que son un excelente apoyo para tratamientos tanto rápidos como permanentes.

Un gran ejemplo de esto es el famoso Rescate, una combinación de esencias florales para tomar en situaciones de emergencia; especialmente cuando ocurre algo fuera de lo común o se tiene dificultad para responder a exigencias emocionales.

¡En QUANTA, queremos escucharte y apoyarte! Conéctate con nosotros a través de Facebook e Instagram para recibir consejos y recordatorios que te ayudarán a gestionar correctamente las emociones para llevar una vida de BIENESTAR. 

Productos Relacionados

Rescate

Especial para quien se enfrenta a situaciones que sobrepasan sus umbrales de asimilación, por ejemplo: cuando ocurre algo fuera de lo común y la persona tiene dificultad para responder a estas exigencias emocionales.

Slider
Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido