La menopausia, una nueva etapa de la vida

La menopausia, una nueva etapa de la vida

Slider

Adriana es una madre, profesional y cliente frecuente de QUANTA. Hoy en el blog es nuestra protagonista porque quiere visibilizar un tema del que muchas veces no tenemos mucha información o no se suele hablar: la menopausia como una nueva etapa de la vida. Ella nos cuenta su experiencia con la que seguro muchas mujeres se sienten identificadas.

La experiencia de Adriana Jaramillo

Hace poco tiempo cumplí 45 años, la palabra menopausia siempre me sonó como algo distante, más cercano a la tercera edad que a la etapa de la vida en la que me encontraba; que, según yo, estaba mucho más cercana a la juventud. 

Así que cuando empecé a sentir que mi periodo menstrual presentaba irregularidades (algunos meses escaso y otros, muy abundante), lo atribuí a causas como el estrés, o la ansiedad provocada por el confinamiento. Sin embargo, poco después empecé a sentir calor excesivo y sudoración en las noches, cambios en mi estado de ánimo y problemas para dormir, así que decidí pedir una cita donde mi ginecólogo, quien me habló sobre la menopausia y por primera vez la sentí como algo cercano a  mi vida.

Lo primero que me explicó es que no es raro que algunas mujeres la experimenten un poco antes de los 40, de hecho, el 5% de las mujeres pasan naturalmente por lo que se conoce como menopausia precoz.

Pero, yo seguía teniendo mi periodo. Sin embargo, también me explicó que existen diferentes etapas en el proceso de la menopausia y que existen tratamientos naturales para sobrellevarla de una mejor manera. ¡Les voy a contar cuáles son!

¿Qué es la menopausia y cuáles son sus fases?

Básicamente, la menopausia sucede cuando los ovarios dejan de producir estrógenos y progesterona que son las hormonas encargadas de la sexualidad en las mujeres. Esto significa que ya terminó nuestra vida fértil y por lo tanto, ya no tendremos más el periodo menstrual. 

Aunque en Colombia, el promedio de edad está en los 53 años, existen casos como el mío en el que los síntomas empiezan a manifestarse antes, aunque no haya finalizado el ciclo menstrual. Esta etapa se conoce como premenopausia y a menudo pasa desapercibida puesto que los síntomas se atribuyen a causas diferentes. ¡Y yo pensando que era estrés!

Pero, de repente ya no fueron solo cambios en mi periodo sino sudoración nocturna, sofocos, trastornos del sueño y cambios en el estado de ánimo. Este periodo de transición, conocido como perimenopausia, puede extenderse hasta dos años antes de que ya no tenga mi ciclo menstrual.

Cuando le pregunté a mi doc, ¿que continúa?, me explicó que una vez finalizado el ciclo menstrual, se entra a la menopausia. En esta etapa, los síntomas se intensifican y se pueden experimentar otros como sequedad vaginal, caída del cabello, debilidad en los huesos y problemas de memoria. 

Luego de aproximadamente los 65 años, cuando ya nos acercamos a la vejez, se entra a un nuevo periodo conocido como posmenopausia, en él la ausencia de hormonas generar riesgo de padecer enfermedades más complejas como cistitis e incontinencia urinaria, Alzheimer, pérdida de la memoria, osteoporosis o infarto de miocardio.

¿Qué hago luego de sentir los primeros síntomas?

Luego de conocer más a fondo sobre la menopausia, sus síntomas y consecuencias, quedan muchas más preguntas que respuestas. Generalmente es un tema difícil de hablar porque existen muchos mitos a su alrededor, en especial, con lo concerniente a la sexualidad y al dejar de “ser mujer” por llegar al fin de la etapa reproductiva. ¡Nada más alejado de la realidad!

Tomé valor y me senté a hablar con mi esposo sobre lo que estaba experimentando. Juntos  descubrimos que tanto él como yo, teníamos muchos mitos respecto a este periodo de la vida, que al parecer se empeñó en llegar de manera temprana a la mía. Por eso nos dedicamos a buscar información científica sobre el tema ¿Quiéres saber lo que encontramos? ¡Sigue leyendo!

Mitos y realidades sobre la menopausia

1. Mito: La menopausia mata el apetito sexual

Muchas personas asocian la reducción de las hormonas con una disminución de la líbido (deseo sexual) pero no necesariamente están relacionadas. El estudio “Sexualidad y menopausia: un estudio en Bogotá” realizado por los doctores María de la Paz Serpa Fonnegra y Édgar Eduardo Ramírez Bojacá de la Universidad del Rosario, concluyó que el deseo sexual se mantiene vigente en la mayoría de las mujeres en esta etapa de su vida y no se halló una relación definitiva entre disfunción sexual y la menopausia.

Lo que sí es importante tener en cuenta es que la reducción en los niveles de estrógenos, puede producir resequedad vaginal, lo que conlleva a sentir dolor en las relaciones sexuales. Los expertos recomiendan el uso de una dosis baja de estrógeno o el uso de lubricantes de base acuosa y/o juguetes sexuales. 

2. Mito: Todos los sofocos son iguales

Más del 70% de las mujeres en esta etapa de la vida padecen de sofocos y sudores nocturnos, pero no siempre los sienten con la misma intensidad. Mientras unas los sienten de forma fuerte y grave, otras los tienen con menor intensidad. Sin embargo, no controlarlos puede convertirse en un impedimento para el ritmo normal de la vida diaria.

Existen diferentes opciones para controlar los sofocos como cambios en la forma de vestir, usando varias capas que puedan ser quitadas cuando sienta los calores, llevar un ventilador portátil, evitar el consumo de alcohol y cigarrillo, probar técnicas de relajación como el yoga y el mindfulness y mantener su peso ideal. Puede complementar el tratamiento con medicina holística. 

3. Mito: No podemos hacer absolutamente nada para reducir los síntomas de la menopausia

Investigaciones recientes han demostrado que ejercitarse regularmente ayuda a las mujeres en la menopausia a perder peso, sentirse mejor con ellas mismas y reducir los síntomas propios de esta etapa. 

Adicionalmente, las terapias basadas en plantas, esencias florales como Malva Compuesto  y compuestos homeopáticos como GLONOINUM QCH también ayudan a disminuir los síntomas.

4. Mito: Es inevitable aumentar de peso durante la menopausia

La realidad es que no existen pruebas de que la menopausia genere aumento de peso pero sí puede aumentar la grasa abdominal, dado que la reducción de los niveles de estrógeno pueden cambiar el almacenamiento de grasas de las caderas y muslos al estómago. 

Sin embargo, es posible que con el paso de los años sea más difícil controlar el peso, por lo que se recomienda actividad física frecuente y seguir una dieta saludable. Te recomendamos nuestro descargable: Dieta y ejercicios para manejar la menopausia.

5. Mito: Los problemas al dormir no tienen nada que ver con la menopausia

La realidad es que sí tiene mucho que ver. Según la Sleep Foundation, desde la perimenopausia hasta la posmenopausia, las mujeres sufren más problemas al dormir. Frecuentemente están relacionados a síntomas como los sofocos, el insomnio y los trastornos del estado de ánimo. El 61% afirman que sufren frecuentemente de insomnio. 

Para mejorar la calidad de tu sueño, prueba realizar ejercicios aeróbicos regularmente. Asimismo, evita la cafeína, que el organismo puede necesitar ocho horas para eliminar, y mantén tu cuarto fresco y cómodo para controlar los sofocos. Los pijamas livianas de algodón son muy recomendadas para dormir más fresca.

Luego de leer, consultar y experimentar diferentes tratamientos naturales pude comprobar que no se trata del fin de la vida, como pensaba, sino de una etapa más con la que hay que aprender a convivir de la mejor manera. Así que me puse manos a la obra para aceptar el nuevo huésped de mi cuerpo.

¿Quieres saber cómo lo hice? ¡No te pierdas mi siguiente entrada Cómo sobrellevar la menopausia de forma natural!

¿Alguien más se siente como yo? ¡Juntas vamos a reivindicar la menopausia como una etapa de retos importantes pero también de aprendizajes valiosos!

Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido