Osteoporosis o síndrome de los huesos débiles

Osteoporosis o síndrome de los huesos débiles

Slider

El tejido óseo de nuestros huesos tiene la capacidad de regenerarse continuamente. En la juventud, nuestro cuerpo reabsorbe el tejido viejo y lo reemplaza por tejido nuevo, producido a partir de proteínas, calcio y otros minerales. Sin embargo, cuando se absorbe más tejido óseo de lo que se regenera, con la edad nuestros huesos se vuelven frágiles y pueden romperse fácilmente y causar una fractura. Esto se conoce como osteoporosis.

Entonces, ¿es posible prevenir la osteoporosis?

Hasta los 35 años la densidad de los huesos aumenta, y luego empieza a disminuir con la edad. En las mujeres disminuye entre 0.5 a 1% cada año, y después de la menopausia hasta de 3% a 7% al año. 

Además de los factores genéticos, existen otras condiciones que aumentan la probabilidad de desarrollar osteoporosis como el género, edad, raza y estilo de vida. Estos pueden estar o no dentro de tu control. ¡Te contamos los más importantes!

Factores no modificables

  • Las mujeres son más propensas a desarrollar osteoporosis que los hombres.
  • Las personas de raza blanca tienen un mayor riesgo de padecer osteoporosis.
  • Si en tu familia hay historial de fracturas es más posible sufrir esta enfermedad.
  • Si tienes más de 75 años de edad.

Factores hormonales

La formación de nuevo tejido óseo y su reabsorción es un proceso regulado por dos hormonas clave: el estrógeno y la progesterona. Cuando los niveles de estas hormonas disminuyen, como en la menopausia, las células responsables por la reabsorción de tejidos (osteoblastos),  viven más tiempo y por lo tanto, trabajan más. Esto último hace que se pierda el balance y que no se alcance a producir nuevo tejido para reemplazar el reabsorbido.

En los hombres, los niveles bajos de testosterona y estradiol también se relacionan con una mayor posibilidad de incidencia de osteoporosis.

Adicionalmente, niveles altos de hormona tiroidea (hipertiroidismo) también pueden causar osteoporosis.

Otras enfermedades

La osteoporosis también está relacionada con la incidencia de otras enfermedades como:

  • Insuficiencia ovárica prematura
  • Anorexia nerviosa
  • Insuficiencia renal crónica
  • Enfermedad hepática crónica
  • Artritis reumatoidea
  • Condiciones digestivas como enfermedad de Crohn, sensibilidad al gluten o la cirugía bariátrica. 
  • Algunos tipos de cáncer.

Factores que puedes modificar:

Afortunadamente, hay algunos factores que se relacionan con tu estilo de vida y pueden prevenir la osteoporosis:

  • Cantidad de nutrientes en tu dieta: Una dieta balanceada con suficiente consumo de lácteos (leche, quesos y yogurt) normalmente provee una cantidad adecuada de calcio. En un estudio de 2017 se encontró que un vaso de leche al día puede disminuir el riesgo de fractura de cadera en 8%. Si eres vegano puedes obtener el calcio que necesitas del kale, el brócoli y bebidas fortificadas con calcio.  Adicionalmente al calcio es necesario un adecuado consumo de Vitamina D, fósforo, magnesio y zinc.
  • Consumo de licor: El alto consumo de licor durante la adolescencia y los primeros años de adultez afectan la longitud y el peso de los huesos haciendo más posible la aparición de osteoporosis.
  • Cigarrillo: El consumo de tabaco afecta la producción de masa ósea haciendo a los huesos más susceptibles a la osteoporosis. 
  • El bajo peso y el bajo índice de masa corporal están estrechamente relacionado con una baja densidad mineral ósea, por lo cual los trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia se relacionan con mayor incidencia de osteoporosis. 

¿Cuándo acudir al médico?

Como la pérdida de densidad ósea es gradual, la osteoporosis no presenta síntomas tempranos.

Si has sufrido una fractura por un esfuerzo mínimo o has notado una disminución en tu estatura, es recomendable que hables con el médico sobre la osteoporosis.  Si ya has sido diagnosticado, el tratamiento normalmente conlleva la administración de calcio, vitamina D, fármacos y terapias hormonales. 

Aquí te damos tres consejos prácticos que puedes empezar a practicar hoy mismo para prevenir y tratar la osteoporosis.  

  1. Hacer ejercicio regularmente

Los huesos no se regeneran si no son utilizados, por lo cual es necesario hacer ejercicio frecuentemente. Unos músculos más fuertes también generan huesos fuertes por lo que  se recomienda caminar o subir y bajar escaleras y realizar actividades que requieran transportar peso (como una mochila liviana, bolsas de la compra, etc).

Otros ejercicios recomendados:

Yoga

Pilates

Debes evitar las actividades que involucren saltos, inclinarse hacia adelante o torcer demasiado la columna vertebral. 

Si experimentas dolor o molestia, puede ser que debas elegir otro tipo de ejercicio. Apóyate en tu médico o fisioterapeuta para decidir la rutina más apropiada.

  1. Atención plena (Mindfulness) para evitar caídas.

En la calle (y también dentro de nuestras propias casas) hay “trampas” que pueden propiciar una caída y fácilmente generar una fractura. Cuidarte a ti mismo es lo más importante.

  • Recorre tu casa con atención para retirar cables sueltos, alfombras y objetos  con los que puedas tropezar. ¡Probablemente te sorprenderás de todo lo que encuentras!
  • Mantén la casa iluminada. 
  • Ten una linterna a mano por si tienes que levantarte en la noche.
  • Levántate lentamente luego de estar sentado o acostado.

Si no te sientes seguro de hacer algún movimiento ¡Pide ayuda, no hay pena que valga una cadera rota!

  1. Usar cremas  y aceites esenciales

La aplicación tópica de aceites esenciales de romero y tomillo en las áreas afectadas, así como a través del consumo, fortalece los huesos y ayuda a aliviar el dolor generado por la osteoporosis. 

Además de esto, es muy importante que tengas una dieta apropiada para prevenir y tratar la osteoporosis. Te recomendamos revisar nuestro artículo Alimentación natural para huesos sanos para asegurarte de que estés consumiendo todos los nutrientes que tus huesos necesitan. 

Productos relacionados

artimag osteoporosis
Artimag cloruro de magnesio

Coadyuvante en el tratamiento de osteoporosis, artritis, artrosis, calambres.
Artimag puede ser utilizada en las piernas y rodillas.

Slider
Suscribirse

Suscríbase a nuestro boletín mensual y nunca se pierda lo último de nuestro contenido