Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Todo lo que querías saber del té verde.

Todo lo que querías saber del té verde.

Slider

Tiempo de lectura:  5 min

El té es la segunda bebida más consumida en el mundo después del agua. Desde hace más de 4.000 años ha sido usado en China, Japón, la India y África por sus propiedades medicinales, muchas de las cuales son reconocidas actualmente y comprobadas científicamente.  Aquí te contamos todo lo que quizás te has preguntado sobre el té verde.

¿Sabías que proviene de la misma planta (Camelia sinensis) que el té negro?

La diferencia es que el té verde se elabora con las hojas más frescas que se ponen al vapor para que no se fermenten, lo cual permite conservar todos los compuestos beneficiosos. La mayor presencia de uno de estos compuestos, los polifenoles, es lo que le da su característico sabor amargo y la mayoría de sus propiedades medicinales.  Además contiene teína (la cafeína del té) y otros componentes como minerales (manganeso, cromo, selenio, zinc, entre otros), vitaminas (C, B, E), carbohidratos y enzimas [1], [2], [3].

¿Cuáles son las propiedades del té verde?

Antioxidante: 

Su contenido de flavonoides, vitaminas (C y E) y enzimas ofrecen protección contra la muerte celular y los daños en las proteínas, ADN y membranas de las células causados por el humo de cigarrillo, la contaminación ambiental, rayos ultravioleta del sol y la radiación [3], [4]. El té también previene el riesgo de enfermedades cardíacas, Alzheimer, cáncer, el envejecimiento prematuro y equilibra la microflora intestinal al reducir las bacterias “malas” y elevar las benéficas [1], [5], [6], [7], [8], [9].

Antiinflamatorio:  

La inflamación es un proceso normal que ocurre cuando el cuerpo responde a agentes nocivos, microbios, lesiones físicas e infecciones. Pero a veces esos procesos inflamatorios continúan aún después de eliminado el agente nocivo, produciendo enfermedades y tumores. El alto contenido de catequinas (una especie de flavonoides) en el té verde regula la inflamación previniendo trastornos de la piel, tumores, diabetes, desórdenes cerebrales, enfermedades inflamatorias y vasculares como artritis reumatoide, osteoartritis y gota [10], [11], [12], [13], [14], [15], [16], [17].

Estimulante: 

Las hojas de té contienen cafeína (un estimulante)  y L-teanina (un depresor) que trabajan de manera  conjunta para regular los neurotransmisores como la dopamina y la serotonina (controlan el estado de ánimo) y estimular la producción de ondas cerebrales alfa (mejoran la memoria y concentración) [18]. Un estudio realizado en Japón encontró que la L-teanina mejora la atención, la memoria de trabajo y las funciones ejecutivas (necesarias para autorregular y controlar el comportamiento) [19]. La L-teanina también ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad al estimular las ondas α que se relacionan con relajación, menor ansiedad, mejor creatividad, aprendizaje y concentración. [18].

¿Sirve para perder peso?

Las catequinas presentes en el té verde, reducen la absorción de grasa a través del intestino, las enzimas gástricas y enzimas del páncreas. Como resultado, se disminuye la acumulación de grasa y el peso [20]. Estos efectos positivos son potencializados por su contenido de teanina y cafeína al aumentar la generación de calor en el organismo y el gasto energético y la obtención de energía a través de las grasas [2], [21], [22]. 

¿Previene enfermedades del corazón?

Estudios realizados en China, donde es consumido con regularidad,  han demostrado que el consumo frecuente de té verde (1 taza al día o más) durante un año disminuye la presión arterial y, por tanto, el riesgo de desarrollar hipertensión [23]. Su consumo habitual (2 a 3 tazas o más por día) también previene la aterosclerosis [24]. Lo anterior se debe a que reduce los niveles de @colesterol “malo” (LDL) y triglicéridos en las arterias y protege al revestimiento interno de los vasos sanguíneos contra el daño celular [25], [26]. Además, las catequinas promueven la elasticidad de las arterias y el tono de los vasos sanguíneos [27].

¿Previene gripas y resfriados?

Al tener compuestos antioxidantes, el té verde disminuye los síntomas de infecciones respiratorias e inhibe la replicación de los virus relacionados con la gripe (influenza A y B) y el resfriado común (enterovirus) [28], [29], [30]. Aunque hacen falta más estudios, algunas  investigaciones  sugieren que tomar 1 a 5 tazas por día de té verde, hacer gárgaras o tomar suplementos de té verde también pueden prevenir estas infecciones [29], [31], [32].

¿ Sirve para el cáncer?

 Las catequinas proporcionan efectos preventivos de diferentes tipos de cáncer (de pulmón, mama, esófago, estómago, hígado y próstata) e inhibitorios de la formación de tumores [28], [33]. Se debe a que las catequinas impiden el daño celular por los radicales libres e inducen la muerte de células cancerosas sin afectar las células sanas [34], [35]. 

¿Mejora la función cerebral?

En el 2019 se publicó otra investigación donde se encontró que el consumo de té verde tiene un efecto protector en el cerebro al mejorar la función y estructura de sus redes neuronales [36]. Aunque hacen falta más estudios, se ha propuesto que el té verde retrasa la aparición de Alzheimer ya que repara el daño neuronal producido por el desgaste relacionado con la edad [37].

¿Sirve para la diabetes? 

La epigalocatequina-3-galato, uno de los principales componentes, imita las funciones de la insulina en el control del azúcar e interviene en la transformación, formación y descomposición del azúcar (metabolismo de la glucosa) [4], [38]. Además evita los daños celulares en la diabetes tipo 2 ocasionados por la inflamación [39]. 

¿Cómo tomarlo?

Para obtener todas las propiedades y un mejor sabor,  es importante tener en cuenta su calidad y su preparación. En cuanto a la calidad, hay más compuestos beneficiosos en el té que se prepara con las hojas más jóvenes (lo que se conoce como té blanco), aunque también pueden usarse hojas más adultas. Es importante revisar que sea un té libre de blanqueadores y otros aditivos químicos. 

Para preparar: 

  • Calienta agua  a 70 grados centígrados. Es importante no dejarla hervir. Si el agua hierve, es preferible que la dejes enfriar unos minutos pues se pierden todas las propiedades.
  • Vierte el agua en una tetera o una taza.  Si tienes té en bolsitas, colócala dentro de la tetera o taza durante 2 minutos, revolviéndola constantemente. Si tienes hojas de té, vierte una cucharadita por taza. No dejes el té más de dos minutos dentro del agua, ya que esto puede generar un sabor más amargo y aumenta la concentración de cafeína.
  • Retira la tisana de la taza o el té en hojas con un colador.

Si quieres preparar el té frío, puedes colocar las hojas o la tisana en agua fría durante 15 minutos. Luego revuelve bien (puede ser agitando dentro de una botella) y refrigerar. También puedes añadir hielo para que esté listo más rápido.

¿Y si aún así no me gusta el sabor?

También puedes tomarlo combinado combinado con otras especias. En QUANTA hemos escogido un té verde con stevia que además tiene cardamomo, jengibre, clavo y canela.

¿Tiene alguna contraindicación?

El té verde es generalmente considerado seguro. Aún así, no es recomendable si eres alérgico a la cafeína y teofilina. Además puede provocar aumento de la frecuencia cardíaca y taquicardia [40]. Las personas con fallas renales no deben consumir té verde porque contiene aluminio que puede acumularse en el cuerpo y provocar desórdenes neurológicos [3]. 

Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia sólo pueden tomar 1 a 2 tazas al día de té verde [41]. En caso de tomar medicamentos (como la aspirina y fármacos para tratar la depresión o ansiedad), consulta primero a tu médico antes de beber té verde debido que pueden reaccionar de forma adversa con sus componentes [40].

Bibliografía

[1]. https://sci-hub.se/https://doi.org/10.1017/CHOL9780521402149.081

[2]. https://sci-hub.se/https://doi.org/10.1080/07315724.2006.10719518

[3]. https://cmjournal.biomedcentral.com/articles/10.1186/1749-8546-5-13

[4]. https://sci-hub.se/https://doi.org/10.5897/JMPR.9001187

[5]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2748751/

[6]. https://sci-hub.se/https://doi.org/10.1016/j.freeradbiomed.2011.09.010

[7]. https://sci-hub.se/https://doi.org/10.1002/biof.5520130109

[8]. https://www.mdpi.com/2072-6643/11/2/474/htm

[9]. https://sci-hub.se/https://doi.org/10.1271/bbb.56.588

[10]. https://sci-hub.se/10.1001/archderm.136.8.989

[11]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5824026/

[12]. https://www.hindawi.com/journals/bmri/2013/412379/

[13]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4844887/

[14].https://docserver.ingentaconnect.com/deliver/connect/ben/18715230/v15n2/s3.pdf?expires=1641259082&id=0000&titleid=75000382&checksum=C0311825548D093D8E39822ED42AF8E8

[15]. https://sci-hub.se/10.1016/j.lfs.2013.07.006

[16]. https://sci-hub.se/https://doi.org/10.1016/j.clnu.2016.12.004

[17]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4619967/

[18]. http://www.isnff-jfb.com/index.php/JFB/article/view/200/348

[19]. https://www.liebertpub.com/doi/full/10.1089/jmf.2020.4803

[20]. https://academic.oup.com/ajcn/article/91/1/73/4597200

[21].http://www.encognitive.com/files/THEANINE:%20Natural%20Support%20for%20Sleep,%20Mood,%20and%20Weight.pdf

[22]. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0955286310001609

[23]. https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/217219

[24]. https://sci-hub.se/10.1016/s1047-2797(00)00066-1

[25]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7240975/

[26]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4322155/

[27]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2748751/

[28]. https://sci-hub.se/https://doi.org/10.5897/JMPR.9001187

[29]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8272076/

[30]. https://sci-hub.se/10.1021/jf901128u

[31]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4866433/

[32]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3049752/

[33]. https://www.mdpi.com/1422-0067/21/5/1744/htm

[34]. http://www.electrochemsci.org/papers/vol12/120706600.pdf

[35]. https://sci-hub.se/10.2174/187152006778226468

[36]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6594801/

[37]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6567241/

[38]. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5481694/

[39]. https://sci-hub.se/10.1038/emm.2003.19

[40]. https://www.thepharmajournal.com/archives/2015/vol4issue1/PartA/3-12-18-483.pdf

[41]. https://www.nature.com/articles/s41598-018-20174-x

28
Newsletter Signup

Suscríbete

Suscríbete a nuestro boletín mensual y nunca te pierdas lo último de nuestro contenido